El joven detenido como uno de los dos «motochorros» que a fines de diciembre asesinaron de un balazo al adolescente Brian Aguinaco en el barrio porteño de Flores fue procesado con prisión preventiva luego de haber sido reconocido por tres testigos presenciales del crimen, informaron hoy fuentes con acceso al expediente.

Se trata de Luis Gómez (26), alias «Yun», a quien el juez de Menores 7 de esta Capital Federal, Enrique Velázquez, procesó como «coautor» del «homicidio criminis causa» de Brian (14), delito que prevé la pena de prisión perpetua.

«Yun» ya contaba con antecedentes penales y fue detenido por la Policía Federal el viernes 30 de diciembre último, en la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño.

Guillermo Endi, abogado de la familia de la víctima, informó a Télam que para dictar el procesamiento el juez Velázquez valoró, entre otras pruebas, tres reconocimientos positivos en rueda de presos que se hicieron de Gómez.

De acuerdo al letrado, el acusado fue señalado «directamente» por el abuelo de Brian y las dos mujeres asaltada por los «motochorros» momentos antes de que asesinaran al adolescente.

Siempre según el abogado querellante, estos mismos tres testigos presenciales participaron de otra rueda con el adolescente de 15 años que estuvo detenido por el caso, y luego fue sobreseído por inimputable, pero «dudaron» entre éste y otro sospechoso que parecía «el mellizo» del primero.

Sin embargo, para Endi hubo otras pruebas en el expediente que comprometían al adolescente, que terminó siendo enviado a Perú para quedar bajo la tutela de sus abuelos que residen allí, y por las que se podía sospechar que aquél fue el autor del disparo que mató a Brian.

El letrado agregó que tras dictar el procesamiento de Gómez, el juez Velázquez se declaró «incompetente» ya que en la causa no quedan menores de edad imputados, aunque seguirá al frente de la misma hasta que la situación del acusado mayor quede firme en segunda instancia.

Por su parte, Jonathan Vicente, el abogado del adolescente sobreseído, dijo a la prensa que este chico «estaba en la casa de su novia» al momento del crimen de Brian y que después del homicidio fue a comprar zapatillas a un local en avenida Rivadavia, por lo que «míninamente no estuvo en la zona del hecho».

Según Vicente, «lo único que existe» en la causa en contra de este adolescente es la «mención de un policía que dice que habría hecho tareas de inteligencia y que una persona, que no se identificó nunca, le dio esos datos».

Y respecto al viaje que el chico hizo dos días después del crimen a Chile, el abogado contó que el mismo «estaba programado con antelación» y que el pasaje aéreo se lo había comprado la madre el 23 de diciembre.

Brian (14) fue baleado en la cara cerca de las 15 del sábado 24 de diciembre, en la esquina de Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14, cuando dos mujeres que iban a pie fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que le entreguen sus carteras.

En medio del forcejeo, apareció el auto manejado por Enrique Aguinaco, quien estaba acompañado por su nieto Brian.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Policía, el hombre encerró con su Renault 19 a los «motochorros» en al menos dos oportunidades con intenciones de evitar que pudieran concretar el arrebato de la cartera.

Sin embargo, los testigos y las dos víctimas del robo dijeron que vieron doblar el auto y los delincuentes dispararon contra el vehículo porque pensaron que los estaban persiguiendo y huyeron al interior de la villa 1-11-14.

Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió el martes 27.

La muerte de Brian generó marchas y protestas de los vecinos de Flores en la comisaría 38, donde ese mismo martes por la noche hubo una serie de incidentes y destrozos en la seccional.

A raíz del caso, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, dispuso la remoción de toda la cúpula de la comisaría y se comprometió a reforzar la seguridad en el barrio.

El martes pasado, el juez Velázquez sobreseyó al adolescente de 15 años que había sido detenido el 29 de diciembre en Santiago de Chile, adonde había ido a encontrarse con su padre, un ciudadano peruano que tiene antecedentes penales por narcotráfico en Argentina.

A su vez, la madre de este chico, también peruana, se encuentra con un arresto domiciliario en nuestro país por una causa penal similar, por lo que la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) canceló la residencia de la mujer y le prohibió el ingreso al padre del sospechoso que actualmente se encuentra en Lima luego de haber sido expulsado de Chile.

El sobreseimiento de este adolescente derivó la semana última en una nueva marcha en Flores en reclamo de justicia y de la modificación de la ley de imputabilidad, la cual fue encabezada por los padres de Brian, Fernando Aguinaco y Eliana Passada.