Separan a 17 policías por el robo de armas en Córdoba

829
Comisario general Julio César Suárez.

El presidente del Tribunal de Conducta de la Policía de la Provincia de Córdoba, Martín Berrotarán, confirmó que 17 policías fueron separados de sus cargos por la desaparición de 67 pistolas reglamentarias de un comando policial.

«Es de una gravedad inusitada, primero por el faltante de armas, que van directamente a los delincuentes, porque no se pueden vender a gente normal. También es grave que ocurra en el seno de la Policía, donde tienen que estar resguardadas», señaló Berrotarán.

Además, precisó: «Dimos inicio a las actuaciones, estamos hablando de 67 armas, que no es poco».

Según se informó, el titular de la Policía de Córdoba, Julio César Suárez, fue quien denunció ante la Justicia la desaparición de las armas.

Asimismo, Suárez pidió al Tribunal de Conducta Policial el apartamiento y pase a situación pasiva del director de Logística, Daniel Zambrano, y del jefe de la División de Armamentos y  Equipos, Sebastián Vaca, en el marco de la investigación por el robo de las pistolas.

El jefe policial también solicitó el apartamiento de todo el personal de esa dependencia.

«Esto lo va a tener que investigar el fiscal. Puse a trabajar a la subjefatura para que me haga los informes respectivos», dijo Suárez.

El jefe de la Policía tomó esta medida varios días después de que se supo sobre la desaparición de 50 pistolas Pietro Beretta cuando se separaron los distritos IV y V del Comando de Acción Preventiva (CAP), de barrio Ampliación Cerveceros, en la capital provincial, que misteriosamente nadie había denunciado.

Por su parte, el gobernador José Manuel de la Sota había relativizado el caso y lo habría atribuido a una interna en la Jefatura de Policía.

Días atrás, Suárez había sostenido al diario cordobés Día a Día que se enteró del caso por los medios. «Yo he tomado conocimiento por lo que ha salido en la prensa, no tenía otra noticia sobre este tema», dijo entonces el jefe de la Policía provincial, que entonces sostuvo que había solicitado informes en torno al caso.

También dijo: «Esta jefatura tiene el compromiso de no esconder nada. Si hay que tomar medidas con quien las tengamos que tomar las vamos a tomar. Más allá de que me juegue en contra», señaló Juárez.

El jefe policial sostuvo que no sabe el destino de esas armas, que cuestan 15 mil pesos, aunque en el mercado ilegal pueden conseguirse a un tercio de ese precio.  

Por la denuncia penal presentada por Suárez referida al supuesto robo de armas intervino el fiscal Rubén Caro.