Piden perpetua para el acusado de haber matado a un rugbier en Cipoletti

687

Dos fiscales de Cipoletti pidieron que se condene a prisión perpetua a un joven acusado de haber matado a puñaladas a un rugbier de 22 años durante un robo ocurrido en esa ciudad rionegrina en 2018 y el lunes se conocerá el veredicto, informaron hoy fuentes judiciales.

La solicitud fue realizada durante la audiencia de cesura del juicio oral que se lleva adelante por el homicidio de Joaquín Vinez, hecho por el que está siendo juzgado Matías Baldevenito (25).

Este viernes, el fiscal del caso, Martín Pezzetta, y el fiscal jefe, Santiago Marquez Gauna, consideraron que la prisión perpetua era la única pena aplicable al caso de acuerdo a la calificación legal por la que fuera declarado culpable el imputado en agosto pasado: homicidio criminis causae (matar para ocultar otro delito, en este caso el robo).

«La calificación legal torna innecesario realizar una mensuración de la pena, por lo que este Ministerio Público solicita que la pena para el caso sea la de prisión perpetua», sostuvo Marquez Gauna.

Los fiscales agregaron que debía declararse la la reincidencia del acusado, puesto que ya había estado cumpliendo una condena efectiva en un establecimiento penal.

La querella, representada por el abogado de la familia Vinez, Juan Manuel Coto, coincidió con el pedido de la fiscalía, mientras que el defensor oficial Sebastián Nolivo solicitó que se declare la inconstitucionalidad de la pena máxima y que se aplique una condena a 17 años de prisión.

Entre sus argumentos, sostuvo que la finalidad de la pena, según la Constitución Nacional, «es la resocialización del imputado y que una pena a perpetuidad es contraria a ese objetivo».

Además agregó que una vez que sea conocida la sentencia en su totalidad, impugnará el fallo en lo referido a la calificación legal por la cual su cliente fue condenado.

El tribunal de juicio, integrado por los jueces Julio Sueldo, Laura González Vitale y Marcelo Gomez, informó que darán lectura a la sentencia el lunes próximo a las 13.30 en el edificio judicial de España y Urquiza, de Cipoletti.

El crimen de Vinez, que por entonces jugaba en el Marabunta Rugby Club, ocurrió el 18 de noviembre de 2018, en la vivienda que la víctima compartía con su familia en Río Negro al 1000, de la mencionada ciudad.

De acuerdo con la imputación de la fiscalía, esa madrugada el imputado ingresó al domicilio con intenciones de robar y tras encontrar la resistencia de Joaquín y de su hermano, hirió con un arma blanca a ambos.

Según surge de la acusación y de la resolución del veredicto,previo a retirarse del lugar, el acusado le asestó una puñalada en el tórax a la víctima que le provocó la muerte.

La motivación del ataque mortal fue la frustración de no haber podido concretar el robo que había intentado.