La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, dijo este domingo que al momento de ser detenido, Ibar Esteban Pérez Corradi «se había borrado todas las huellas de los dedos de sus manos» para evitar ser identificado.

manocorradi

Luego, la ministra dijo que la Fiscalía de Estado de Paraguay «va a comenzar de manera inmediata el proceso de extradición» a la Argentina de Pérez Corradi.

Pérez Corradi tenía en Paraguay orden de detención en su contra desde hace diez días, en una causa por falsificación de documentos de identidad de ese país y en la que el 9 de junio pasado se había ordenado su detención.

La captura fue requerida por la fiscal paraguaya Sandra Quiñónez. quien en su momento aclaró que a pesar de esa orden de detención prevalecen las causas penales que el sospechoso tiene en la Argentina y por las que figuraba en la lista de los más buscados por Interpol.

Según la investigación que se lleva adelante en Paraguay, Pérez Corradi está acusado de haber pagado 200.000 dólares a cambio de un documento falso y un pasaporte a nombre de Walter Miguel Ortega Molinas, un joven muerto en 2002 en un accidente, para poder permanecer prófugo.

Luego de descubrirse el hecho, toda la cúpula de esa dependencia policial paraguaya fue descabezada y se dispuso la detención de dos suboficiales de la fuerza.

De acuerdo a la acusación de la fiscal Quiñonez, el documento falso fue impreso el 4 de agosto de 2015, casi tres años después de que en la Argentina el fiscal de Delitos Complejos de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, pidiera la captura internacional de Pérez Corradi por el triple crimen de General Rodríguez.

En esa causa, el ahora detenido es considerado el autor intelectual de los homicidios de Sebastián Forza (34), Damián Ferrón (37) y Leopoldo Bina (35), cometidos en 2008 en dicha localidad de la provincia de Buenos Aires.

En febrero último, tras la fuga y recaptura de Martín Lanatta (44), su hermano Cristian (42) y Víctor Schillaci (35) -condenados como coautores de los asesinatos- los abogados de Pérez Corradi anunciaron que se iba a entregar e incluso hubo versiones acerca de su detención en Paraguay, pero esto nunca se concretó hasta esta mañana en Brasil.

Además de esta causa, en octubre de 2008, Pérez Corradi fue detenido en el barrio porteño de Palermo por pedido de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA), que lo acusó de haber enviado a ese país unas 1.500 pastillas de oxicodona.

En tanto, en diciembre de 2010, el entonces juez federal Norberto Oyarbide lo procesó por lavado de dinero en la causa por la «mafia de los medicamentos».