Se negaron a declarar los detenidos por el crimen de Diana Sacayán

1082

Los dos detenidos por el crimen de la militante trans Diana Sacayán, asesinada el 13 de este mes en su departamento del barrio porteño de Flores, se negaron a declarar ante el juez de instrucción Gustavo Pierretti y continuarán detenidos.

Ambos sospechosos fueron trasladados esta mañana a la alcaidía del Palacio de Tribunales, donde fueron sometidos a una rueda de reconocimiento, pero el resultado no fue revelado por los voceros, debido a que la investigación está bajo secreto de sumario.

Posteriormente, los hombres, de entre 30 y 50 años y cuyas identidades tampoco fueron difundidas, fueron llevados ante el juez, pero sus defensores oficiales les recomendaron no declarar y pidieron su excarcelación, la cual fue rechazada.

Por otra parte, los detenidos fueron sometidos a una extracción de sangre para efectuar un estudio de ADN y cotejarlo con el perfil genérico hallado en la escena del crimen. Ahora, el juez tiene 10 días para resolver su situación procesal, es decir si los procesa, los sobresee o les dicta la falta de mérito en el expediente.

Los acusados fueron apresados ayer en el partido bonaerense de Morón, a raíz de tareas realizadas por el fiscal Matías Di Lello y detectives de la División Homicidios de la Policía Federal, que llevan adelante la pesquisa.

Para disponer las detenciones, la Justicia evaluó, entre otros elementos, dichos de testigos que, al declarar en el marco de la causa, dijeron haberlos visto separadamente ingresar al edificio donde vivía Sacayán alrededor de las 21 del 10 de octubre y retirarse juntos cerca de las 4 de la madrugada del domingo 11. Según la autopsia, esa franja horaria es compatible con el lapso en que asesinaron a Sacayán, dijeron los investigadores.

La Procuración General de la Nación informó ayer que las capturas se concretaron a partir de los resultados de las «escuchas telefónicas, análisis del flujo de las llamadas y declaraciones testimoniales». Uno de los elementos sometido a peritajes fue el teléfono celular de la víctima, el cual se halló en su departamento.

Por su parte, otra fuente de la investigación explicó que la identificación de los sospechosos se logró a partir de dos testimonios clave, los cuales ubicaron a los acusados en la escena del crimen el día del hecho. De acuerdo a estos testigos, el mayor de los sospechosos fue quien acompañó a la víctima en el ingreso al edificio y al cabo de unas dos horas el otro arribó al lugar.

Desde el comienzo de la pesquisa, la principal hipótesis apuntó a que quien cometió el asesinato conocía a Sacayán (40) y que ésta le permitió el ingreso a su departamento, al tiempo que no descartaban el móvil del robo ya que la propiedad estaba toda revuelta.

El homicidio fue descubierto el 13 de este mes en el departamento del piso 13 del edificio situado en avenida Rivadavia 6747, donde residía Sacayán, cuyo cadáver fue hallado tirado en el piso, a un costado de la cama, y maniatado. (télam)