Se declaró inocente el joven detenido por el ataque a tiros con un muerto y heridos en Fuerte Apache

204
Foto archivo.
El joven detenido por el ataque a tiros en el complejo habitacional conocido como Fuerte Apache, de la localidad bonaerense de Ciudadela, que culminó con un muerto y tres heridos, se declaró inocente al ser indagado por la fiscal de la causa, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Gustavo Maximiliano Leiva (28), quien se encuentra imputado del “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, en perjuicio de Jonathan Brandán (38) y por las «tentativas de homicidio» de los heridos.

Voceros judiciales informaron a Télam que Leiva fue indagado por la fiscal Diana Mayko, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial de San Martín, ante quien dio una versión de los hechos y negó haber estado en la escena del crimen.

En tanto, el otro sospechoso del ataque a tiros, Walter Mansilla, tiene pedido de captura vigente y esta noche permanecía prófugo.

El hecho ocurrió el martes por la tarde en una plaza ubicada frente al nudo 7 del barrio Ejército de Los Andes, más conocido como Fuerte Apache, en Ciudadela, partido de Tres de Febrero, en el noroeste del conurbano bonaerense, donde las víctimas se encontraban reunidas.

De acuerdo a la investigación, por el lugar pasaron dos hombres a bordo de una moto y comenzaron a efectuarles disparos, para luego escapar.

Como consecuencia del ataque, Brandan sufrió dos impactos de bala en el tórax y abdomen, por lo que fue trasladado de urgencia al hospital Carrillo de Ciudadela, pero falleció mientras era operado.

A raíz de un llamado al 911 que alertó acerca del ataque, efectivos de la comisaría 6ta. de Ciudadela Norte y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Martín acudieron a la escena del crimen y luego de las primeras averiguaciones identificaron a los posibles tiradores y detuvieron a uno de ellos.

Respecto a los otros tres baleados en el episodio del martes, fueron identificados como Rodrigo Nahuel Pereira (29, y con herida en tórax), Juan Carlos Robledo Rodríguez (26, herida en pierna izquierda con fractura de peroné), y Tomás Sánchez (baleado en una pierna y abdomen), y de ellos hay uno –no se precisó quién-, que estaba en el Hospital Carrillo en un estado más delicado que el resto.

Según los investigadores, una disputa por dos pistolas que el prófugo Mansilla le robó a “Pata Larga” Brandán fue el aparente móvil del ataque a balazos.

La víctima de este hecho es hijo de Marcelo Brandán Juárez (54), alias «Popó», quien el 30 de marzo de 1996, junto a un grupo de presos que él y otros lideraban, bautizado «Los 12 Apóstoles de la Muerte», intentó fugarse del penal de Sierra Chica y al frustrarse el plan se originó un motín que se extendió ocho días, durante los cuales mataron a otros presos, jugaron al fútbol con la cabeza de uno de ellos, cocinaron restos humanos en la panadería de la prisión y los sirvieron como empanadas, y hasta tomaron de rehén a una jueza que se presentó para negociar la rendición.

«Popó» Brandán Juárez está alojado en la Unidad Penal 30 de General Alvear del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), donde cumple una pena unificada de reclusión perpetua más la accesoria por tiempo indeterminado.