Pedirán perpetua para el jefe de una banda criminal de Rosario enfrentado a «Los Monos»

320

Dos fiscales de la ciudad santafesina de Rosario adelantaron en una audiencia preliminar que pedirán prisión perpetua para el jefe de una organización criminal, Esteban Lindor Alvarado (42), acusado de liderar una asociación ilícita y de ser el autor intelectual del crimen de un prestamista, informaron fuentes judiciales.

Alvarado, un hombre que cumplió condena por el robo de automóviles en el conurbano bonaerense que se desarmaban en Santa Fe –grupo conocido como “la banda de los rosarinos”-, está detenido desde febrero de 2019 como presunto instigador del asesinato de Lucio Maldonado.

La víctima, un opaco prestamista con antecedentes penales, fue encontrada muerta a balazos y con las manos maniatadas el 11 de noviembre de 2018 en el inicio de la autopista Rosario-Buenos, con un cartel que decía: “Con la mafia no se jode”.

Dos meses y medios después Alvarado fue arrestado por la Policía santafesina, mientras estaba prófugo, en un camping de la localidad cordobesa de Embalse Río Tercero, al cual arrojó su teléfono IPhone.

Según la investigación, uno de los policías logró rescatarlo del agua y una vez abierto en Estados Unidos por la compañía que lo fabrica, los datos allí guardados se convirtieron en material probatorio de los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery.

Ambos fiscales adelantaron, durante una audiencia preliminar al juicio oral que aún no tiene fecha, que pedirán prisión perpetua para Alvarado como presunto instigador del asesinato de Maldonado.

La misma pena solicitarán para los otros cuatro miembros de la banda involucrados en el asesinato, Mauricio Jesús Laferrara; Facundo Almada; Matías Jesús Ávila y Germán Facundo Fernández, aunque en esos casos como partícipes primarios del crimen y por encubrimiento, precisaron las fuentes.

En la causa que irá a juicio hay 29 personas imputadas, entre ellos siete policías y el abogado de Alvarado, Claudio Tavella, quien a fines del año pasado fue condenado en un juicio abreviado a la pena de tres años de prisión y quedó en libertad.

También algunos de los policías que fueron miembros de la organización criminal acordaron penas menores con la Fiscalía a través de procedimientos abreviados en los que aceptaron los delitos de los que se los acusaba.

Alvarado, sindicado también como narco y enfrentado a la violenta banda rosarina “Los Monos”, enfrentará este año un juicio oral en la Justicia Federal por el transporte de 500 kilos de marihuana al sur del país.

Según los fiscales, “El Esteban”, como lo conocen en el universo delictivo, lideró desde la cárcel mientras cumplía una condena de 6 años por robo de autos, una organización criminal con múltiples fines delictivos.

Además, los fiscales reconstruyeron la trama de una serie de sociedades legales constituidas por Alvarado, familiares y presuntos testaferros, a través de la cual habría hecho circular dinero obtenido en forma ilícita.

La audiencia preliminar, que pasó a cuarto intermedio hasta el miércoles de la semana próxima, sólo avanzó en la acusación contra Alvarado y los otros cuatro miembros de la banda involucrados en el crimen de prestamista, indicaron fuentes judiciales.