Un médico cirujano está preso acusado de enviar droga en sus propias ambulancias

666
Fabián Ramírez

Una ambulancia con dos choferes, una mamá y su bebé de once meses presuntamente enfermo partieron de la ciudad de Corrientes. Parecía una emergencia, pero en realidad se trataba de una puesta en escena porque el verdadero objetivo que tenían entre manos era trasladar un cargamento de 300 kilos de marihuana.

No era la primera vez que lo hacían. “Estaban cebados”, reconoce al diario Perfil un vocero vinculado a la investigación. Pese a que cuidaban hasta el más mínimo detalle, la “narco ambulancia” fue interceptada en un operativo montado por Gendarmería Nacional en el puente General Belgrano, que une a las provincias de Chaco y Corrientes. Fue el pasado viernes 12 de julio. Hacía seis meses que el fiscal federal Flavio Ferrini estaba siguiendo los pasos de una organización que traficaba droga desde un centro médico de la capital provincial.

A diferencia de otros casos, esta banda contaba con ambulancias legalmente habilitadas pero que utilizaban para el envío de la marihuana. De esa forma evitaban los controles en las rutas. ¿Quién podría poner en duda el traslado de un bebé en una unidad sanitaria con todos los papeles en regla? Según fuentes judiciales, este vehículo formaba parte de la flota del sanatorio Servimed de Corrientes, ubicado en la calle Santa Fe, entre la avenida Pujol y Plácido Martínez, en el barrio La Rosada. Lo increíble del caso es que el dueño de la clínica, identificado como Fabián Humberto Ramírez, un médico cirujano de 51 años, no sería ajeno a la maniobra delictiva.

Ramírez fue detenido por pedido de la fiscalía interviniente, acusado de ser “el organizador”. Para los investigadores se encargaba de acondicionar las ambulancias y coordinar los envíos. Los 376 kilos de marihuana que secuestraron en el operativo realizado en el puente estaban escondidos en el techo, los paneles y el interior de los muebles de la ambulancia.

El hallazgo de la droga motivó una serie de allanamientos: ocho en la capital provincial y uno en la localidad correntina de Paso de la Patria, en el departamento de San Cosme. No se reportaron nuevas detenciones ni el secuestro de más marihuana, pero los investigadores detectaron que otras dos ambulancias –una de ellas cero kilómetro– pertenecientes a la misma empresa también habían sido acondicionadas para el traslado de la droga.

Además secuestraron cinco armas de fuego sin papeles, 423 mil pesos en efectivo y cinco vehículos más, entre otras cosas.

“Narcotraslados”. Los detectives sospechan que las unidades de Servimed realizaban viajes periódicos a la provincia de Tucumán, donde supuestamente entregaban los estupefacientes. Al mismo tiempo hacían traslados de pacientes y asistencias como cualquier centro médico con servicio de emergencia.

De hecho, tenían convenios con distintas obras sociales, entre ellas IOMA y la mutual de los empleados municipales. Sin embargo, el bebé de once meses que viajaba en la ambulancia que llevaba la droga no tenía ninguna patología ni urgencia. Andrea Aurelia Torres, su mamá, dijo que lo trasladaban a un sanatorio de Resistencia. Era mentira.

Esta semana fue beneficiada con arresto domiciliario, en una polémica decisión que adoptó el juez federal de primera instancia, Juan Carlos Vallejos, y a la que la fiscalía se opuso. “Consideramos que no es recomendable que esta mujer (por Aurelia Torres) tenga la guarda del bebé después de haberlo utilizado para el traslado de droga”, aseguró el fiscal federal Ferrini.

Torres viajaba en la parte trasera de la ambulancia. Los investigadores del caso sospechan que no sería la primera vez que formaba parte del plan. El dueño del centro médico y los dos choferes que fueron arrestados permanecen detenidos en los calabozos del Escuadrón Núcleo 48 de Gendarmería, en la ciudad de Corrientes.

Los voceros judiciales consultados por este diario señalaron que sospechan que el médico cirujano adquirió varios bienes en los últimos meses con el dinero proveniente de la droga, pero aclararon que “estarían a nombre de terceros”. “Se inició una investigación sobre el patrimonio del médico que buscará probar si hubo maniobras de lavado de dinero”, reconoció el fiscal Ferrini.

Ramírez se graduó en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), tiene domicilio en Corrientes pero gran parte de su carrera como médico y empresario la realizó en Formosa, donde vivió y gerenció tres sociedades vinculadas a la salud: Emergencias Médicas de Formosa SA, Sanatorio Modelo SRL y Trasmedic SRL.

En su cuenta de Facebook llegó a quejarse del sueldo que cobran los detenidos que trabajan en las cárceles dependientes del Servicio Penitenciario Federal (SPF). A una de ellas podría ser trasladado en las próximas semanas.