Ya tiene fecha el juicio a Julieta Silva, la mujer acusada de atropellar y matar a su novio rugbier

770

La causa por la muerte del rugbier Genero Fortunato (25) será resuelta en juicio oral el 14 de agosto en San Rafael, sur de Mendoza. Julieta Silva (30), acusada de atropellar a su novio con el auto, tendrá que convencer al tribunal que no tuvo intención de matar y que sus problemas de visión y la persistente lluvia, impidieron ver al joven tirado en el asfalto. Será central la declaración de los testigos y peritos. Y si es confiable el testimonio de un cuidacoches que declaró que ella “hizo un giro en U, volvió hacia donde acababa de caer su novio y le pasó por encima”.

El fiscal Norberto Jamsech adelantó que junto a la defensa y la querella, han acordado la “reconstrucción del hecho en horario nocturno”. Participarán los testigos, peritos y la acusada. “Queremos recrear iguales condiciones de la madrugada del 9 de septiembre de 2017 para tratar de llegar a la verdad”, dijo Jamsech. Y afirmó: “No sabemos aún si Silva tuvo intención de matarlo”.

La novia del rugbier puede ser condenada por homicidio culposo, si es que la Justicia interpreta que lo pisó por imprudencia y negligencia, como ocurre en la mayoría de los accidentes de tránsito. O si se trató de un homicidio simple con dolo eventual, es decir que sabía que podía causar daño y, de todos modos, continuó con su actitud asesina. En ese último caso, si la Justicia concluye que sabía que podía matarlo al pasarle por encima con su auto, Silva arriesga una pena de 8 a 25 años de cárcel.

Otro punto que deberá resolverse es si se trata de un homicidio agravado por el vínculo. Entonces el fiscal tiene que demostrar que había una relación consolidada de pareja. Julieta y Genaro llevaban entre dos y tres meses juntos, según los testimonios de familiares y amigos. Ella estaba en etapa de separación de su ex marido, con el que tiene dos hijos, de 6 y 11 años. El acababa de enterarse que su ex novia, con la que mantuvo una relación de cinco años, esperaba una hija en común.

A pedido del abogado de la familia del rugbier, la Justicia aceptó como prueba los mensajes de WhatsApp que se envió la pareja en las semanas previas a la muerte de Fortunato, donde se juraban amor eterno, para demostrar una relación de pareja.

Durante el juicio, el fiscal quiere determinar dónde estaba el cuidacoches en relación al auto de Silva (un Fiat Idea). Y cuál era la ubicación del resto de los testigos, como un grupo de amigos, que salía con su auto del estacionamiento del boliche La Mona cuando Genaro murió.

El juicio demandará tres semanas. El debate estará a cargo de un tribunal integrado por los jueces Rodolfo Luque, Julio Bittar y Ariel Hernández. Serán más de 40 testigos y alrededor de 10 peritos. Silva lleva un año y medio detenida en prisión domiciliaria. El martes pasado, la joven llegó a los tribunales para presenciar la audiencia en la que se fijó fecha y condiciones del juicio. Llevaba un nuevo look: pelo más corto y con iluminaciones, lentes y vestida con saco, camisa y pantalón, en un estilo de mujer madura.