El padre del mecánico asesinado esta tarde en el barrio porteño de Mataderos dijo que, hayan sido los delincuentes o los policías que los perseguían los responsables del crimen, él va a hacer «justicia propia».

“La van a pagar. Si fue un policía la va a pagar toda la vida y si fue un delincuente, también. Todos la van a pagar», dijo esta tarde a la prensa Oscar Enchimborde (54).

“Yo voy a hacer justicia propia (…) Yo no necesito la ley, la ley soy yo: Oscar”, afirmó el hombre, que recordó que su hijo tenía 28 años, «trabajaba en una empresa fumigadora y vivía para sus tres hijos”.

Oscar también contó que él y su hijo tenían un garaje donde realizaban de manera particular trabajos de mecánica.

Respecto del hecho, el hombre contó que su hijo «estaba lijando su camioneta» en la puerta de su casa, cuando pasaron por el lugar los policías persiguiendo a delincuentes.

«Se dio vuelta y le pegaron un tiro en el pecho”, indicó Oscar, quien se quejó de los efectivos que siguieron de largo con la persecución sin asistir a la víctima: «Son todos una manga de cagones».

Y también criticó que uno de los policías que regresó a la escena del crimen «pateaba» las vainas servidas que quedaron en la calle, lo que puede complicar la labor de los peritos balísticos y planimétricos.

Según Oscar hubo muchos testigos presenciales de lo ocurrido y en ese sentido relató que el hijo de un vecino suyo que estaba en el balcón comenzó a llamar a su padre al grito de «¡El Jonnhy esta tirado lleno de sangre!»

“¿Quien me devuelve mi hijo? Nadie me lo devuelve”, concluyó Oscar, furioso.