Así fue entregado el menor acusado de matar a Brian

1982

El adolescente que estaba con pedido de captura nacional e internacional por el crimen de Brian Aguinaco, el chico de 14 años asesinado luego de haber sido baleado el sábado pasado por “motochorros” en el barrio porteño de Flores, fue detenido hoy por Interpol en Santiago de Chile y trasladado esta tarde a la Argentina.

El adolescente fue recibido a las 19.15 por personal de Gendarmería Nacional y luego puesto en custodia de la Policía Federal Argentina (PFA) en la capital mendocina, desde donde lo trasladarán vía área a la Ciudad de Buenos Aires.

Los voceros estimaron que el arribo será pasada la medianoche, tras el cual, el adolescente quedará alojado en el Centro de Admisión y Derivación (CAD) de la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia, en Perón 2048.

“Sabíamos que se había ido”, dijo esta tarde a la prensa Eduardo De Oto, el abuelo de la hermanastra de Brian, y precisó que este chico quedó vinculado al crimen, entre otras pruebas, a raíz de “reconocimientos fotográficos”.

De Oto contó que ellos sabían que el adolescente apresado “se había ido” de los lugares que solían frecuentar y añadió que el otro sospechoso que permanece prófugo “es mayor” de edad. “Tranquilo voy a estar cuando mi barrio esté tranquilo. Mi lucha es por mi barrio”, afirmó.

Según las fuentes, la presunta participación de este menor de edad en el hecho está avalada por una serie de testimonios y tareas de inteligencia realizadas por los detectives de la División Homicidios de la PFA y los investigadores judiciales de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 35, a cargo de Ignacio Mahiques.

Con los elementos de prueba reunidos, Mahiques pidió la detención de este adolescente al juez de Instrucción 14 porteño, Ricardo Farías, y la declinatoria de la competencia a la Justicia de menores.

La causa ahora está en manos del Juzgado de Menores 7, a cargo del juez Enrique Gustavo Velázquez, quien ahora se encargará de la situación del imputado.

Las fuentes revelaron que la PFA continúa con tareas investigativas para intentar identificar, localizar y detener al segundo “motochorro” que participó del homicidio.

El crimen de Brian fue cometido cerca de las 15 del sábado en la esquina de Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14, cuando dos mujeres que iban a pie fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que le entreguen sus carteras.

En medio del forcejeo, apareció el auto manejado por Enrique Aguinaco, quien estaba acompañado por su nieto Brian.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Policía, el hombre encerró con su Renault 19 a los “motochorros” en al menos dos oportunidades con intenciones de evitar que pudieran concretar el arrebato de la cartera.

Sin embargo, los testigos y las dos víctimas del robo dijeron que vieron doblar el auto y los delincuentes dispararon contra el vehículo porque pensaron que los estaban persiguiendo y huyeron al interior de la villa 1-11-14.

Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió el martes.

La muerte de Brian generó marchas y protestas de los vecinos de Flores en la comisaría 38, donde el martes por la noche hubo una serie de incidentes y destrozos en la seccional.

A raíz del caso, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, dispuso la remoción de toda la cúpula de la comisaría y se comprometió a reforzar la seguridad en el barrio.