Muerte del cura: fiscal dice que no hay indicios de terceras personas en la escena

638

El fiscal tucumano Diego López Avila, quien investiga la muerte del sacerdote tucumano Juan Viroche, confirmó hoy que en la escena del hecho no se encontraron evidencias de terceras personas. 

Además, aseguró que los peritajes por el momento orientan la pesquisa a que se trató de un suicidio.

No obstante, aseveró que sigue investigando otras hipótesis y que la División Homicidios de la policía continúa trabajando en la causa.

Viroche, quien fue encontrado muerto en su habitación dentro de la iglesia que tenía a su cargo, en La Florida, Tucumán, solía en sus misas pedirle a los niños y jóvenes que se apartaran de las drogas y de la prostitución y denunciaba a las bandas narcos que operan en la zona.

Además, solía emitir fuertes opiniones y denuncias durante sus misas contra los grupos narcos que que operan en la zona: «No sé qué hay en el corazón de una persona que está envenenando al hijo de su amigo o de su vecino. Sabemos las consecuencias que esto trae (…) es terrible dominar a una persona de ese modo y quitarle la libertad», comentó el sacerdote en una misma que brindó meses atrás en la localidad rural tucumana de Delfín Gallo.