En medio del descontento policial, anuncian la nueva Policía de la Ciudad

1202

El gobierno de la Ciudad prevé, dentro del presupuesto para el 2017, una suba del 5% al 16,5% de los fondos destinados al área de Seguridad a raíz de la transferencia de la Policía Federal a la órbita porteña, y adelantó que la fuerza de seguridad unificada con la Metropolitana que tendrá más de 25.000 efectivos “será proactiva, orientada a resultados y respetuosa de los derechos humanos”.

“Nuestra fuerza de seguridad va a contar con unidades móviles informatizadas y equipamiento de última generación. Tendrán todos los elementos necesarios para proteger su vida y su seguridad”, se afirma en el apartado destinado a Seguridad del proyecto enviado a la Legislatura por Horacio Rodríguez Larreta que contiene los gastos y objetivos de cada ministerio proyectados para el 2017.

En ese marco, indica que los gastos para Seguridad alcanzarán los 29.457 millones de pesos, lo que representa un incremento 5% al 16,5% respecto de las partidas estimadas para este año.

La unificación de los 19.200 agentes de la Federal con los 6.000 de la Metropolitana para conformar la “Policía de la Ciudad” fue acordada por un convenio firmado entre la Ciudad y la Nación que transfirió la fuerza a la órbita porteña.

La unificación no fue tranquila, por el contrario muchos oficiales y suboficiales provenientes de la Policía Federal manifestaron su descontento con el traspaso. En especial a los traslados a sus provincias y al futuro de la Caja de Retiro y de la Obra Social

El jueves el Jefe de la Policía Federal de la Ciudad de Buenos Aires, Néstor Calviño protagonizó un duro momento cuando los efectivos, en medio de un acto, lo increparon a los gritos.

No obstante, se espera que el Ejecutivo envíe a la Legislatura una ley de Seguridad que brinde un marco regulatorio al funcionamiento de la nueva fuerza porteña.

Sin embargo, en el documento del presupuesto, se adelantaron algunas de las premisas del rol que tendrá la fuerza policial, entre ellas, que será “proactiva, orientada a resultados y respetuosa de los derechos humanos”.

“Con el traspaso, dimos el primer paso hacia la generación de una nueva Policía, pero esto fue solamente el inicio”, resalta el capítulo de Seguridad, donde se indica que “se seguirá avanzando en la coordinación de una agenda común con el Gobierno nacional por distintos temas que hacen a la seguridad de los vecinos, y lo mismo con el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires”.

Precisa también que “se tramitó el reequipamiento de la fuerza consistente en 20.000 chalecos antibalas, uniformes, 5.500 armas reglamentarias, municiones y vehículos, entre otras cosas”.

“Nos haremos cargo del cuidado de las instalaciones de la Policía Federal, del servicio de telefonía celular y del servicio de cámaras en calabozos, a la vez que seguiremos realizando refacciones en comisarías”, agrega.

Señala que “a corto plazo pondremos mayor presencia policial en la calle y patrullaje continuo” al tiempo que consigna que “buscamos tener un agente por manzana”.

Por último, sostiene que se llevarán a cabo operativos contra el narcotráfico en distintos “barrios calientes” de la Ciudad “en equipo con las fuerzas de seguridad de la Nación” y se continuará con las tareas para “disminuir la actividad ilegal de las mafias que toman la calle en prejuicio de vecinos y comerciantes de distintos barrios