Bullrich presentó en el Senado el proyecto de Ley para el Fútbol

813

En horas de la tarde del día de hoy, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, junto al director nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Guillermo Madero, presentó el Régimen Especial Penal para Espectáculos Futbolísticos en el marco de la Reunión Plenaria de las Comisiones de Justicia y Asuntos Penales, de Deporte y de Seguridad Interior y Narcotráfico del Senado de la Nación.

El encuentro tuvo lugar en el Salón Arturo Illia del Palacio Legislativo y contó con la participación del subsecretario de Articulación con los Poderes Judiciales y Ministerios Públicos, Guillermo Soares Gache, y los presidentes de las Comisiones Julio Catalán Magni (Deporte), Pedro Guastavino (Justicia y Asuntos Penales) y Sigrid Kunath (Seguridad Interior y Narcotráfico).

La ministra Bullrich comenzó con la presentación brindando los pormenores del régimen y dijo que “este proyecto está pensado exclusivamente para el fútbol debido al caudal de dinero que mueve esta actividad y a la masividad en cuanto a asistencia”. “Nuestro objetivo es desfinanciar a las barrabravas y desarticular sus negocios ilícitos, los cuales se nutren de este deporte”.

“Para ejemplificar, según un informe de la UBA en el año 2013 el fútbol generó 41.775 millones de pesos y a lo largo de la temporada 2013/2014 se jugaron 378 partidos de primera división, con un total de 6.707.200 espectadores”, añadió.

El Régimen Especial Penal para Espectáculos Futbolísticos contempla el desfinanciamiento de los grupos violentos, comúnmente conocidos como barrabravas, y el incremento de las penas por los delitos cometidos en torno al ambiente de este deporte. Todo ello mediante la tipificación de nuevos delitos, antes conformados como contravenciones.

El ámbito de aplicación de esta iniciativa está destinado a las instalaciones de los clubes de fútbol, en el estadio, predio o ámbito de concurrencia pública, antes, durante o después de realizarse, en las prácticas o entrenamientos futbolísticos, o durante los traslados de los concurrentes.

“Nosotros planteamos una innovación con respecto a la legislación vigente: estamos previendo un agravante genérico de los delitos por las consecuencias que éstos pueden tener en un ámbito tan concurrido”. “Vamos a tipificar como nuevos delitos a los grupos, los privilegios y la financiación y la reventa de entradas, ya que con la legislación anterior en 20 años sólo fueron dispuestas 80 condenas”, dijo la ministra Bullrich.

“Estamos llevando adelante el Programa Tribunas Seguras que contempla la identificación de quienes ingresan a los estadios, así podemos saber quiénes cuentan con derecho de admisión o pedido de captura por algún delito”, detalló.

Con respecto a la penalización inherente a toda actividad ilícita que ocurra en este ámbito, se establecen penas de hasta 8 años para quienes cometan un delito agrupados bajo la forma de los barrabravas. Caerá una pena de hasta dos años de prisión para quien facilite el ingreso de un integrante de estos grupos, sin la debida acreditación.

En cuanto a las entradas y su venta o distribución, se proyecta una pena de 3 años para quienes emitan y distribuyan las mismas a dichos grupos violentos y de 2 años para quienes revendan los tickets. En el caso de tratarse de entradas falsas, la condena asciende a 8 años.

Por otra parte, debido a la connivencia que existe entre los dirigentes de los clubes de fútbol y los integrantes de las barras, dichas instituciones serán sancionadas mediante la aplicación de una multa en caso de detectarse este tipo de actividades ilícitas. Asimismo, habrá una inhabilitación a funcionarios por el doble de tiempo de la condena penal para ejercer cargos públicos.

El Ministerio de Seguridad de la Nación estará a cargo de aplicar la prohibición de concurrencia administrativa, esto es, la imposibilidad de acceder a cualquier estadio en donde se desarrolle un evento futbolístico. Para ello, dispondrá que dichas personas se presenten en el lugar que para tales fines designe la autoridad de aplicación dos horas antes y hasta una hora después de finalizado el encuentro del equipo al que se encontrare identificado.