Núñez: una pareja tuvo que ponerse a investigar su propio secuestro

770

“Vamos a cortarles los dedos”. “Vamos a matarlos y tirarlos a un descampado”. Las amenazas todavía resuenan en la mente de Guido, un docente de 24 años secuestrado junto a su novia en el barrio porteño de Núñez. El violento episodio ocurrió el 7 de abril, pero recién trascendió ayer, cuando las víctimas se cansaron de la falta de respuestas y decidieron difundir un video que muestra el momento de la captura. Según denunciaron, durante todo este tiempo nadie investigó el caso, publica el diario Clarín.

Las imágenes que se conocieron ayer fueron registradas por el sistema de cámaras de seguridad de un edificio ubicado en Campo Salles al 2300, a media cuadra de avenida Cabildo. Allí fueron capturados Guido y Micaela (24 años, estudiante). Esa noche habían salido a cenar. Cerca de las 2.30, el joven llevó a su novia hasta la casa en su Audi A3. Al llegar al destino, y mientras se estaban despidiendo, apareció un Ford Focus del que bajaron dos hombres armados.

“Micaela estaba por bajarse, a una media cuadra de su casa. Yo tenía la puerta sin el seguro puesto. De golpe vimos que nos frenó al lado un coche. Traté de arrancar porque vi que había un lugar como para salir. Pero cuando se bajaron y vi que tenían tantas armas decidí no hacer nada. Les dije que se llevaran el auto y todo lo que teníamos. Pero no obligaron a pasar al asiento trasero del coche y aceleraron”, contó Guido a Clarín. La secuencia, registrada en primer plano por las cámaras de seguridad de un edificio, no duró más de 30 segundos.

Según detallaron las víctimas, los secuestradores escaparon por Panamericana, en dirección a la zona norte del Conurbano. A diferencia de otros casos, los captores no alcanzaron a realizar llamados extorsivos. “Querían que les pasemos un número de teléfono para pedir un rescate. Mi celular se había quedado sin batería y no podían revisarlo. Yo intenté negociar y les ofrecí la plata que tenía encima, pero querían un teléfono a toda costa”, contó Guido.
En medio del recorrido, las víctimas fueron obligadas a meterse en el baúl del Audi.

“Con nosotros encerrados, volvieron a Capital y secuestraron a otro chico. A él también lo levantaron en avenida Cabildo y lo soltaron un tiempo después que a nosotros”, aseguró el joven.

Finalmente, la pareja fue liberada cerca de las 6.30 en el partido bonaerense de José C. Paz. “Se ve que se cansaron y decidieron largarnos. Zafamos sin que se pagara ningún rescate, pero nos tuvieron cuatro horas secuestrados”, explicó Guido. Y detalló: “Usaron todo el tiempo expresiones como ‘vamos a cortarles un dedo’, ‘ vamos a matarlos’, ‘vamos a tirarlos en un descampado’. A mi me golpearon bastante, me abrieron la cabeza, tuvieron que llevarme al hospital para que me dieran algunos puntos. A mi novia por suerte no le hicieron nada”, detalló Guido.

Tras ser liberados, los jóvenes fueron hasta la comisaría 3° de José C. Paz para realizar la denuncia. “Ahí me encontré con el otro chico que también había sido secuestrado con nuestro auto. Estaba muy golpeado”, aseguró Guido.

El Audi apareció abandonado tres horas después. Pero nada se supo sobre el avance de la causa. “Pasaron los días y no tuve novedades. Hasta el momento no recibí ni una citación judicial para ir a declarar”. Ante esa inacción, las víctimas decidieron consultar en los edificios de la cuadra donde los secuestraron para ver si había imágenes del hecho. Así fue que llegaron hasta el video que se difundió ayer.

Desde la Policía Federal aseguraron a Clarín que recién ayer se enteraron de lo que había sucedido, luego de la difusión del caso. Según explicaron, la denuncia –radicada en una comisaría del Conurbano– nunca llegó a sus manos. “Ya pasó lo peor. Fue un mes y medio intenso por todas las pérdidas y lo psicológico también. Es algo que nos tocó vivir y no se lo deseamos a nadie”, concluyó la víctima. Su testimonio refleja una preocupación general de los vecinos de Núñez y alrededores. Con el caso de la pareja, ya son cuatro los secuestros registrados en la zona entre abril y mayo.