Detuvieron a uno de los «motochorros» acusados de matar al prefecto

857

Un hombre de 29 años fue detenido esta noche acusado de asesinar al suboficial de la Prefectura Rosario Toledo. El joven fue identificado este miércoles, tal como adelantó Online911.

El sospechoso fue identificado con el alias El «tuerto» Maidana, a quien le secuestraron un revolver calibre 32, luego de varios allanamientos realizados en la localidad bonaerense de José C. Paz.

El crimen se registró anoche, pasadas las 20, frente a una casa situada en calle 2 al 100, de General Pacheco, en el norte del conurbano, donde vive Érica, la hija de Toledo.

La víctima llevaba, como todos los días junto a su esposa, a su nieta de dos años al domicilio de su hija en su camioneta Ford EcoSport cuando observó a dos delincuentes que se movilizaban en una moto que detuvieron su marcha delante de ellos y los amenazaron con fines de robo.

«Cuando veo lo que está pasando, yo agarro rápidamente a mi hija en brazos y me tiro para atrás y cuando hago ese movimiento la persona me apunta a mí y me dice que me quede quieta. Ahí es cuando mi papá reacciona», contó hoy a la prensa Érica.

La mujer indicó que ante esa situación su padre, que estaba vestido de civil y llevaba su arma reglamentaria, «abre la puerta de la camioneta, trata de salir y una de las dos personas le apunta y le pega dos tiros en la cara».

«Lo mató a quemarropa», describió Érica y agregó que los delincuentes alcanzaron a robar el celular a su marido pero que luego lo arrojaron a media cuadra cuando escapaban.

Tras los disparos y la fuga de los asaltantes, los familiares de Toledo pidieron ayuda a los gritos a otros vecinos para que llamaran a la Policía y una ambulancia, pero cuando los médicos llegaron al lugar, el hombre ya estaba muerto.

«Con mi hija logré entrar y llamé al nueve once. Todo el tiempo me atendía un contestador y no me respondía nadie, recién a los veinte minutos pude lograr comunicarme y pedir por la Policía y una ambulancia. La ambulancia llegó cuarenta minutos después, cuando mi papá estaba tirado en el piso», se quejó Érica.

En ese sentido, Rosa, una vecina de la hija de Toledo, contó que durante el asalto ella accionó dos veces el «botón antipánico» pero la Policía demoró «más una hora y media» en arribar a la escena del crimen lo que molestó a varios habitantes del barrio que, «muy nerviosos», quisieron agredir a los efectivos por la demora en llegar .

Por su parte, fuentes de la Jefatura Departamental Conurbano Norte aseguraron a Télam que, según los registros de los GPS de los patrulleros, los dos primeros móviles arribaron al lugar a 7 y 8 minutos de la primera llamada al 911 que entró por esta emergencia.

Los policías que llegaron a la escena del crimen secuestraron la pistola 9 milímetros del prefecto asesinado -la que hasta que llegaron fue preservada por un vecino- y se entrevistaron con testigo que aportaron datos sobre las características fisonómicas de los delincuentes.

En base a estos datos y otras diligencias, los pesquisas identificaron a dos sospechosos que en octubre de 2011 habían sido detenidos tras un asalto a una carnicería de Don Torcuato y una extensa persecución que quedó filmada por las cámaras de seguridad del municipio de Tigre.

Una fuente judicial explicó a Télam que uno de esos sospechosos, «El Tuerto» Maidana, recibió por ese hecho el beneficio de las salidas transitorias aunque luego violó el régimen y actualmente estaba declarado en «rebeldía» por el Juzgado de Ejecución 1 de San Isidro.

Por otro lado, la fiscal general de ese Departamento Judicial, Beatriz Molinelli, dispuso hoy que sean cuatro los instructores que trabajen en la causa por el homicidio de Toledo.

Junto al fiscal original de la causa, Marcelo Lloret, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de General Pacheco, investigan Jorge Strauss, de la misma fiscalía; Diego Callegari, de la UFI temática de Drogas de Tigre; y Cosme Embribaren, de la fiscalía de Don Torcuato.