Narcos alimentan el «mito de la Trafic blanca» para delatar a sus perseguidores

937

La foto de una Trafic blanca y un texto que denunciaba secuestros de chicos en Boedo, Villa Soldati, Parque Chacabuco, Flores y el barrio Illia, de Nueva Pompeya, se viralizaron por las redes sociales. Rápidamente, el miedo invadió la zona sur de la ciudad. Pero esta vez la psicosis en torno a la vieja historia de la camioneta, que cíclicamente reaparece con cambios de escenario y de objetivos, tuvo un final surrealista.

En este caso, la combi existe. De hecho, no sólo la imagen que circula por las redes sociales es real, sino que la Justicia recibió denuncias de personas que afirman haber recibido amenazas de los ocupantes del vehículo. Según revelaron al diario La Nación fuentes policiales y judiciales, los investigadores comprobaron que la Renault Trafic blanca, con una franja horizontal verde en los costados y en las puertas traseras, con la patente VRW 058, pertenece a la Gendarmería y se usaba para «tareas de prevención criminal».

En la fuerza de seguridad creen que bandas narco que operan en la zona del Bajo Flores habrían fotografiado la camioneta y alimentaron el mito de la Trafic por las redes sociales con el objetivo de delatar su presencia y de conocer, casi en tiempo real, por dónde andaba. La Justicia no descarta esa teoría.

Movilizados por el peligro, miles de vecinos compartieron la imagen por Facebook y Twitter. A medida que los rumores cobraban fuerza, a la hipótesis de los raptos con presuntos fines de trata de personas se agregaron otros condimentos, como la eventual extracción de órganos como objetivo final.

El relato fue vinculado a otros casos de desapariciones -uno de ellos, el de una adolescente que se había ido con el novio- que nada tenían que ver con la Trafic.

Incluso aparecieron carteles en la vía pública y se realizaron manifestaciones en reclamo de mayor seguridad por una improbable «ola de secuestros». La psicosis generada fue tal que la Gendarmería debió retirar el vehículo de circulación, según pudo saber el diario La Nación.

Más allá de los rumores que circularon por Internet, en distintas comisarías se registraron denuncias en torno a la camioneta. Al menos tres de ellas tramitan en la Fiscalía de Distrito de Nueva Pompeya y Parque Patricios. Un gendarme reveló que en ocasiones la combi fue seguida por motocicletas. La versión coincide con la denuncia de una mujer que dijo que días atrás mientras caminaba con su hijo por Agustín de Vedia y Salvigny vio la Trafic y desde una moto que iba detrás le gritaron: «¡Qué lindo nene, te lo vamos a robar!».

Otro testimonio es el de una chica que asegura haber visto la camioneta en avenida La Plata e Inclán. Aterrada, corrió, se metió en su casa y dio aviso a la comisaría 34». «Lo peor es que un móvil de Gendarmería le pasó por al lado y no hizo nada», relató. Claro, desconocía que en realidad ambos vehículos eran de la misma fuerza.

La llamada de esta estudiante no fue la única que recibieron en esa seccional. Una mujer radicó una denuncia por un presunto intento de secuestro con un vehículo de características similares al del resto de los casos. Pero con el avance de la causa aparecieron algunas inconsistencias en su relato, afirmaron fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación.

En esta trama también apareció el «factor extranjero». Una de las versiones que trascendieron con fuerza por las redes sociales afirmaba que en la camioneta viajaba «un grupo de colombianos armados».

Ese dato guarda relación con una historia que circula por el barrio Illia. «Unos muchachos que se juntan siempre en una esquina de Agustín de Vedia la vieron y les pareció rara, como que no era de la zona. Entonces la pararon y se abrieron las puertas. Adentro había cuatro o cinco tipos con armas largas y se fueron corriendo», comentó Marcelo, un albañil que vive en el barrio. Admitió que no había visto el episodio, que se lo había contado un conocido. Testigos indirectos como él abundan.

El «mito de la Trafic blanca» cruzó el puente La Noria. Fue tal el temor que causó en Villa Centenario e Ingeniero Budge que la municipalidad de Lomas de Zamora emitió un comunicado que desmentía las versiones, fundamentado en los datos «erróneos» del vehículo, el cotejo con las cámaras de seguridad y una investigación judicial.

Las autoridades informaron que a raíz de la denuncia de una mujer por Facebook un fiscal «citó a prestar declaración testimonial a la denunciante, que no ratificó la denuncia y pidió el cierre de las actuaciones. Por ello, la denuncia original quedó archivada y los nuevos hechos se remitieron a la UFI N° 11, a cargo de Gastón Fernández, quien procesó [a la mujer] por el presunto delito de falsa denuncia».