El video del momento en que el abogado mata al cerrajero por error

1018

Un compañero de trabajo y amigo del cerrajero asesinado hoy de un balazo por un abogado que disparó contra motochorros que intentaron robarle en el microcentro porteño, contó que al momento de ser baleado el hombre iba a encontrarse con él y que se dio cuenta de que algo le había sucedido cuando vio que tardaba en llegar y vio las fotos del herido en las redes sociales.

El letrado, identificado por las fuentes como Silvio Guillermo Martinero (45), quedó detenido por orden del juez de instrucción 13, Luis Zelaya, quien lo dejó imputado por homicidio simple y mañana lo indagará en el Palacio de Tribunales.

«Él era mi amigo y mi compañero. Trabajaba en la zona del microcentro desde hacía 30 años y también hacía trabajos para nosotros, de acá de la cerrajería», contó a Télam Gabriel, uno de los trabajadores de Cerrajería Integral Centro, situada a la vuelta del lugar del crimen, al referirse a Daniel De Negri Rodao.

«Justamente Daniel venía a encontrarse conmigo por un trabajo que teníamos que hacer. Cuando escuchamos disparos primero pensamos que eran cohetes, porque había una marcha, pero cuando empezaron a decir que había sido un asalto empecé a dudar y me llamó la atención que él se demorara y no llegara», añadió el compañero de la víctima.

Según Gabriel, cuando aparecieron las primeras fotos del baleado en el tiroteo en las redes sociales reconoció a Daniel.

«Tenía una manera particular de vestir, solía estar de negro, con esa campera y zapatillas…ahí me di cuenta que era él», dijo el cerrajero conmocionado.

Gabriel se dirigió entonces al lugar del hecho e intentó acercarse al cuerpo para confirmar sus sospechas, aunque para ese momento ya había un vallado policial y no lo dejaron pasar.

«Yo lo único que quería era su celular para avisar a la familia», añadió el amigo de la víctima, quien contó que De Negri era de la localidad de El Pato, tenía pareja y tres hijos, entre ellos una adolescente de 12 o 13 años.

Finalmente, recordó Gabriel, se acercó a la comisaría, donde las autoridades le dijeron que ya sabían que la víctima no había sido un motochorro sino un inocente.