La Corte confirmó perpetua a un colombiano por haber asesinado a un policía en San Telmo

1169

La Corte Suprema dejó firme la pena de prisión perpetua a un ciudadano colombiano condenado por haber asesinado en 2012 de tres balazos a un policía federal luego de ser echado de un boliche del barrio porteño de San Telmo, por protagonizar una pelea con otros parroquianos, a los que había amenazado con el pico de una botella rota, informaron fuentes judiciales.

La Corte desestimó el planteo de los defensores de Blas Mauricio Gutiérrez León, condenado el 30 de mayo de 2013 por el Tribunal Oral en lo Criminal Dos (TOC 2) por «homicidio agravado por haber sido contra un miembro de la fuerza pública policial» y mediante el empleo de un arma de fuego.

Un recurso anterior de la defensa había sido rechazado en abril del año pasado por la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por Liliana Catucci, Eduardo Riggi y Mariano Borinsky.

El hecho que originó la causa penal se registró la mañana del 11 de marzo de 2012, cuando el cabo de la Policía Federal Ernesto Ramón de Lamadrid se encontraba cumpliendo tareas de vigilancia en la intersección de las calles Balcarce y Carlos Calvo, barrio de San Telmo, de esta ciudad.

Gutiérrez León, quien había sido expulsado de la discoteca «Ba-Ba», ubicada en Balcarce 997, discutió con Lamadrid, al que le disparó tres veces lo que, a pesar de su inmediato traslado al Hospital Argerich, provocó la muerte del policía.

Para el Tribunal oral que dictó la condena Gutiérrez León tuvo «la voluntad de acabar con la vida» del cabo, quien, «cumpliendo su función» de policía lo había conminado a retirarse del lugar luego de ser expulsado del boliche.

El tribunal concluyó, además, que Gutiérrez León atacó a Lamadrid por su condición de policía.

«Caso contrario -sostuvo entonces el tribunal oral- si tal accionar hubiese sido en respuesta a la expulsión, los destinatarios debieron entonces ser los guardias de seguridad que lo sacaron del establecimiento y no el policía».