«La provincia de Santa Fe no dio información falsa», dijo el gobernador

553

El gobierno de Santa Fe advirtió hoy la necesidad de implementar una «mayor coordinación» entre fuerzas federales y de la provincia para combatir el delito, tras la captura de los tres fugados del penal de General Alvear, y rechazó responsabilidad en la difusión de información falsa durante el procedimiento.

Miguel Lifschitz, junto al ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, y jefes policiales de Santa Fe brindaron hoy una conferencia de prensa sobre la participación de las fuerzas provinciales en la captura de los tres prófugos, los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci.

Pullaro remarcó que el operativo de búsqueda dejó «como experiencia la necesidad de una mayor coordinación entre las fuerzas» federales y provinciales, algo que ya fue acordado con la Nación y en lo que ambos gobiernos continuarán avanzando.

Si bien días pasados fue firmado el acuerdo a fin de «unificar un comando operativo en la provincia de Santa Fe» con la Policía Federal, la de Seguridad Aeroportuaria, Gendarmería y Policía provincial, no se había avanzado lo suficiente cuando surgió la necesidad de buscar a los fugados, señaló.

Hubo «desinteligencias, no por mala fe sino por la vorágine de los hechos. Si hubiéramos tenido este comando unificado hubiésemos llegado a los resultados que buscábamos mucho antes» admitió Pullaro.

Por su parte, Lifschitz destacó que la Policía provincial estuvo «bajo las órdenes y la conducción del Ministerio de Seguridad de la Nación» y rechazó responsabilidades en torno del error cometido el sábado, cuando se informó sobre la detención de los tres prófugos, cuando solo se había capturado a Martín Lanatta.

«No fue de nuestras fuentes que se brindara información errónea», indicó, y advirtió que, «si hay interés de averiguar» quién indujo a esa inédita situación que hizo equivocarse hasta el propio presidente Mauricio Macri, «tendrán que profundizar» en la investigación, sostuvo, pero opinó que el tema «ya ha perdido relevancia» tras la captura dos días más tarde de Cristian Lanatta y Víctor Schillaci.

El gobernador consideró que no hubo «desconfianza» entre las fuerzas provinciales y federales sino «distintas estrategias de organizar la actividad en el territorio».

«Ha quedado claro que si había una fuerza que no tenía ningún compromiso y ningún tipo de cobertura a los prófugos fue la Policía santafesina», destacó.

«No atribuyo a esto malas intenciones, a veces puede haber celos entre distintas agencias que están interviniendo y a veces descoordinaciones entre los distintos niveles de gobierno, pero no le atribuyo ninguna intencionalidad», afirmó.

El mandatario expresó su deseo de que «se concrete» el «protocolo de coordinación de fuerzas federales y provincial» tal como se viene trabajando con la Nación.

«Es algo que veníamos reclamando hace más de dos años» y «esperamos que se concrete, tenemos total predisposición para trabajar de manera conjunta», finalizó.