Un informe revela que creció la tasa de homicidios en la ciudad de Buenos Aires

819

La tasa de homicidios dolosos cada 100 mil habitantes en la Capital Federal trepó en 2014 a 6,85, el nivel más alto desde que comenzó a medirse en forma sistemática, en el 2010, cuando era del 5,81.

Así lo reveló un informe del Instituto de Investigaciones que hasta el año pasado dependía de la Corte Suprema y ahora pasó a la órbita del Consejo de la Magistratura.

Según el documento, la cantidad de víctimas pasó de 168 en 2010 a 198 el año pasado, y también se incrementó el número de victimarios, de 179 a 286.

El trabajo, dirigido por los juristas Rodrigo Codino, Mariana Caraballo, Gabriela Gusis y Renato Vannelli Viel, sostuvo que el 82 por ciento de las víctimas de homicidios en la Ciudad de Buenos Aires son hombres, en tanto que los homicidas masculinos son el 74 por ciento y sólo el 5 por ciento son mujeres.

Si bien hay un 21 por ciento de casos en los que no se identificó al autor del homicidio, entre los «conocidos o identificados predomina la franja que va de los 18 a los 35 años» y son menores de edad sólo el 6 por ciento de los imputados.

De ese último guarismo, «los menores punibles sometidos a proceso son diez mientras que los menores no punibles son cinco», y el desagregado muestra que fueron autores de homicidios dolosos un niño de 11 años, uno de 14, tres de 15, tres de 16 y siete de 17.

Entre las víctimas, el 35 por ciento fueron extranjeras, «de las cuales 20 de nacionalidad paraguaya y 25 peruana», y sólo el 16 por ciento de los acusados es de otro país, «aunque se desconoce la nacionalidad en un 49 por ciento».

El lugar de residencia de unos y otros es central en el informe: «De los victimarios conocidos, el 50,43 por ciento residía en barrios de emergencia o asentamientos precarios, mientras que el 49,57 por ciento en lugares urbanizados.

En el 57 por ciento de los casos existió una coincidencia entre el lugar de residencia de la víctima y el lugar del ilícito.

Esto significa que 112 de las 198 víctimas fallecieron en el mismo barrio donde residían».

«El móvil preponderante de los homicidios registrados fue la ‘discusión/riña, ajuste de cuentas o venganza’ (39 por ciento). En el 19 por ciento de los casos se desconoce la motivación de los hechos. El ‘robo’ seguido de homicidio concentra el 17 por ciento, mientras que el ‘conflicto intrafamiliar’ representa un 14 por ciento», añadió el documento, de 244 páginas.

«Un 43 por ciento de la totalidad de homicidios dolosos fueron cometidos en barrios de emergencia (85 víctimas de 198 totales)», reportó el informe, que tomó como referencia el Censo 2010, según el cual «la población total de los barrios de emergencia y asentamientos asciende a 165.813 habitantes».

«Por consiguiente, la tasa de homicidios arroja un resultado de 51,26 cada 100.000 habitantes», que prácticamente decuplica el guarismo en el promedio del resto del distrito.

El mayor número de homicidios se registra en las comunas 1, 4, 7, 8 y 9 (barrios de Constitución, Montserrat, Puerto Madero, San Nicolás, San Telmo y Retiro), con 153 víctimas sobre un total en todo el distrito de 198.

El trabajo subrayó «un aumento significativo de víctimas en el barrio de Retiro, que integra la Comuna 1. Durante 2013 resultaron cuatro personas víctimas, mientras que en 2014 el número se elevó a 14. Dicho incremento se ubica específicamente en la Villa 31/31bis».

Le sigue en orden de peligrosidad la Comuna 4, compuesta por los barrios de Barracas, La Boca, Nueva Pompeya y Parque Patricios.

El informe reportó 34 casos en el barrio de Barracas, 29 en Flores, 14 en Retiro y Villa Lugano y 13 en Villa Soldati, como los lugares de mayor cantidad de homicidios dolosos.

El trabajo sostuvo que 35 mujeres resultaron víctimas de asesinatos, y de ellas «16 resultaron víctimas de femicidio (con 14 autores), lo que representa un 45,71 por ciento de los casos».

«El móvil del homicidio responde en el 60 por ciento de los hechos a conflictos intrafamiliares, el 14 por ciento a discusiones, riñas o ajustes de cuentas, el 8 por ciento a robo, el 3 por ciento a legítima defensa, otros el 6 por ciento y no se tienen datos en el 9 por ciento de los casos», concluyó el trabajo.