Así operaba el gran estafador que robó más de 10 millones de pesos

1637

La semana pasado, en un operativo simultáneo realizado por las policías de Chubut y de Buenos Aires, detuvieron a una banda que utilizaba datos de tarjetas de crédito y hacía compras de pasajes aéreos y paquetes turísticos, que luego vendían desde una agencia de viajes. Se estima que obtuvieron ganancias por aproximadamente 10 millones de pesos en los últimos años.

La extensa investigación a cargo de los fiscales Daniel Báez y Alex Williams permitió detener y desarticular a la banda que habría cometido millonarias estafas bajo la modalidad de delitos informáticos.

Los detenidos son Facundo “Sapo” Ciarlo, Roberto “Cabezón” Curia y César “Coco” Barlocco. El procedimiento se realizó en las localidades bonaerenses de 9 de Julio, Junín y Capital Federal.
ciarlo2
Piedras preciosas y diamantes, una importante suma de dinero en efectivo, pasaportes y DNI falsos fueron parte de los objetos secuestrados a “La Banda del Sapo Ciarlo”. Ahora, ante la falta de alojamiento en las comisarías de Madryn, los detenidos permanecen en la comisaría de Dolavon a la espera de las novedades que pudieran surgir durante el proceso.

El líder de la organización, Facundo “Sapo” Ciarlo, hizo 14 viajes al exterior en un año, es dueño de dos Audi A5 y una moto BMW de alta gama.

Una investigación de tres meses dio como resultado un procedimiento donde se detuvo a los sindicados de conformar la asociación ilícita.

Las fuerzas policiales de Chubut y Buenos Aires realizaron tres allanamientos y detenciones simultáneas. Además, se secuestraron celulares, computadoras y vehículos, que fueron embargados.
ciarlo3
El modus operandi era tomar datos de tarjetas de crédito en distintos puntos, como ser, estaciones de servicios y comercios. Con los datos de la tarjeta más los del titular, realizaban compras de pasajes y paquetes que Ciarlo comercializaba en su agencia: “Frog Travel”.

El líder de la banda, Facundo “Sapo” Ciarlo, llevaba una vida de lujos. Pero según los datos de la AFIP no figura ni como monotributista.

La ganancia para la banda era total. La compra la realizaba Ciarlo haciéndose pasar por el titular de la tarjeta. Cuando el titular reclamaba a la tarjeta por una compra que no había hecho, ésta le devolvía el dinero. Por otra parte, eran las empresas de viajes o aerolíneas estafadas quienes se hacían cargo de los costos del viaje. De esta forma, la banda liderada por Ciarlo logró “montar un imperio”, según sus propias palabras.

La investigación se originó en Puerto Madryn hace 3 meses luego de la denuncia de un capitán de ultramar damnificado y fue el funcionario de fiscalía Alex Williams quien dirigió personalmente el procedimiento del cual participaron policías bonaerenses y de Chubut.

Los detenidos se movilizaban en un Audi A5 de color gris y un BMW negro, que fueron secuestrados. En su poder, además de celulares y dispositivos electrónicos, tenían una importante suma de dinero, piedras y lo que serían diamantes (serán peritados para determinar su autenticidad), así como pasaportes y documentos falsos. También se les secuestraron computadoras y cuadernos con anotaciones, que serían pruebas fundamentales de la maniobra delictiva.

La Fiscalía de Madryn formuló cargos contra la “Banda del Sapo Ciarlo” (cuyo líder era conocido de famosos) por los delitos de “fraude con tarjetas de crédito y asociación ilícita”. La investigación también se ampliará: “Vamos a investigar pero tenemos datos que podrían falsificar plásticos, y documentos de identidad”, dijo el fiscal Báez.

El origen de las maniobras defraudatorias estaban localizadas en 9 de Julio, provincia de Buenos Aires. El procedimiento delictivo se basaba en obtener los datos de la tarjeta de crédito y de su titular, para luego realizar compras vía internet y telefónica.

Específicamente, la operatoria estaba centrada en la compra de paquetes turísticos fuera del país con los datos obtenidos de las tarjetas de crédito, que luego comercializaban a través de “Frog Travel”.

Ante esto hay varios operadores turísticos damnificados como así también propietarios de tarjetas de crédito, en una suma total de varios millones de pesos que superaría los 10 millones.