Tras la feria judicial la Justicia profundiza la investigación sobre los Acuña

975
Internet

Tras el receso de invierno la causa “Fasiem”, así se la conoce a la causa que se lleva adelante en el Juzgado Federal de Morón contra la empresa familiar del intendente de Hurlingham, Luis Acuña, comenzará a entrecruzar los datos de las declaraciones juradas con los organismos oficiales.

Fuentes con acceso al expediente señalaron a este portal que a los investigadores “les costó conseguir esas declaraciones juradas, ya que se habían producido varias negativas por parte de los imputados”.

Las mismas fuentes confirmaron a Online911 que entre los datos a chequear están las declaraciones juradas del hijo de Acuña, Fabriczio, virtual número dos del municipio, entre los años 2009 y 2014.

En el año 2009 Fabrizcio Acuña declaraba:

• Un departamento en la calle Leandro N. Alem 818
• Inmuebles en la calle Amanda Allen
• Jeep patente XDW 125
• Coupé Torino ZX patente UWK 926
• Renault Kangoo patente HAA 858
• 25 % de las acciones de Fasiem
Sin embargo en su misma declaración afirma haber otorgado “créditos” por más de cien mil pesos a la empresa a pesar de contar con un efectivo de sólo mil pesos

Pero el año 2014 para Acuña fue un gran año. A pesar de que su única actividad reconocida es ser concejal en Hurlingham, Fabriczio, según consta en el expediente judicial, además de los bienes obtenidos en el 2009 declaró:

• Torino TS 4 puertas patente VYL 992,
• Audi A4 del 2009, patente IRE 175,
• 25 por ciento de Fasiem, ahora por un monto 78 mil pesos (aumentaron el valor nominal)
• Créditos a la propia empresa por más de 600 mil pesos
• Participación en un fideicomiso por casi 350 mil pesos
• Un préstamo a su hermano por 300 mil pesos
• Un plazo fijo en el Banco Provincia por 70 mil pesos
• 300 mil pesos declarados en efectivos

Datos llamativos de la investigación

A pesar que en todas las declaraciones juradas la familia Acuña afirman no tener bienes en el exterior el juez federal Juan Pablo Salas pidió una serie de exhortos a Brasil ante la sospecha que no se hayan declarado propiedades en la ciudad de Florianópolis.

El dato de estas propiedades llega a la Justicia luego de la declaración de dos empleados del municipio, a los medios de prensa locales, que fue judicializado por el abogado, Jorge Javier Cancino. La respuesta del exhorto aún no llegó del Brasil, pero es uno de los datos que se es esperan tras la feria judicial de invierno.

La Justicia también envió exhortos a los Estados Unidos y Uruguay para corroborar que los Acuña no tengan bienes no declarados y sociedades para blanquear el dinero de procedencia ilegal.

Para los funcionarios judiciales, en especial luego del informe presentado por la PROCELAC, ponen la lupa en la firma Faisem SRL, que figura ante la AFIP como monotributista, no registra actividad alguna y no posee empleados.

El informe del organismo antilavado es dilapidario: el ex fiscal de la PROCELAC, Juan Pablo Zoni, señaló que “correspondía iniciarse una investigación judicial en orden a la actividad comercial de la firma FASIEM SRL, en tanto se encuentra cuestionada su capacidad económica para adquirir la gran cantidad de bienes que posee registrados a su nombre”.

Agregó que la “investigación se busca determinar si estas personas físicas disminuyen fraudulentamente su capacidad contributiva, ocultando bienes a través de una persona jurídica o que, como responsables de la persona jurídica, realicen maniobras tendientes a evadir el pago de los impuestos originados en el desarrollos de la actividad comercial de FASIEM SRL”.

La resolución de la PROCELAC concuerda con las declaraciones juradas presentadas en los Tribunales. Según éstas, la actividad de Faisem, a pesar de tener cuantísimas pérdidas se dedicó en los últimos años a adquirir inmuebles y autos (muchos de ellos de alta gama)

Actividades de Fasiem S.R.L.
• En 2006, FASIEM habría deducido compras por $ 13.700, pero que no registra ventas.
• En el año 2007 logró vender por $ 3.670 y compró por $ 370.000.
• En el año 2008 compró por $ 496.000 y no vendió nada.
• En el año 2009 las ventas fueron por $ 180.000 y las compras por 665.000 pesos.
• En el año 2010 vendió por $ 65.500 y compró por $ 233.400.
• En el año 2011 vendió por $ 162.000 y compró por $ 166.000.

Entre otras cosas la Justicia ahora se dedicará a entrecruzar la información con los organismos oficiales ya que a primera vista no se entiende cómo una empresa, que figura en la AFIP como “monotribustista”, pudo aumentar la cantidad de bienes a su nombre, en especial cuando FAISEM no tiene actividad real declarada y tampoco empleados.

En este punto las sospechas de los organismos especializados es que la firma se utilizó como una pantalla de la familia Acuña para no declarar impuestos.