Atacó a policías, les escupió sangre y dijo tener VIH

176

Completamente fuera de sí, un individuo de 46 años fue detenido en la localidad de Berisso tras un violento episodio, que comenzó con una denuncia por una discusión familiar y terminó con el sospechoso ensangrentado y autolesionándose cuando estaba dentro del patrullero.

Todo comenzó en horas de la mañana, cuando un llamado al 911 alertó sobre un conflicto doméstico que se estaba llevando a cabo en la zona de 8 y 147. Una vez allí, los uniformados observaron que en el interior de una de las fincas se hallaba un masculino, quien portaba una cuchilla y un arpón de armado casero. Para sorpresa de los agentes, cuando intentaron preguntarle qué sucedía, este arremetió contra ellos sin mediar palabra alguna, publica el diario Hoy de La Plata.

Debido a esto, y temiendo por su integridad física y la de terceros, al notar que era imposible disuadirlo, los efectivos debieron repeler la agresión. Efectuaron un disparo de postas de goma, que terminó impactando en el torso del sospechoso, a la altura de las costillas.

De igual forma, esto no hizo que el masculino depusiera su actitud, sino que salió corriendo a toda velocidad e intentó darse a la fuga por los fondos de la vivienda. Después de una breve persecución a pie, los policías lograron interceptarlo y reducirlo, poniéndolo bajo custodia.

Cabe mencionar que antes de la llegada del patrullero, el violento individuo ya había atacado y lesionado a otra persona. Esta terminó con heridas de diversa consideración, aunque se retiró del lugar sin aportar más datos sobre lo sucedido.

Si bien la situación parecía estar controlada, nada estaba más lejos de la realidad, ya que el sujeto todavía no iba a rendirse. Ya dentro del patrullero, y mientras se dirigían hacia la correspondiente seccional, el hombre se autolesionó y les escupió sangre en el rostro a los uniformados que lo custodiaban, tras lo cual les aseguró que era portador de VIH.

Durante la aprehensión, la Policía incautó del lugar del hecho dos cuchillas de cocina de aproximadamente 20 centímetros de hoja y mango de madera, una varilla de hierro de casi un metro de longitud con punta en uno de sus extremos, y una varilla tipo plana de hierro también de un metro de largo, la cual estaba envuelta con un trapo de color blanco.

Se mantuvo comunicación con la Unidad Funcional de Instrucción en turno y se iniciaron las correspondientes actuaciones bajo la caratula de “lesiones reciprocas-atentado y resistencia a la autoridad”