Un fiscal de La Matanza asegura que recibe entre 700 y 1000 causas por semana

261

La inseguridad en La Matanza no da respiro. Hace diez días fue asesinado un joven policía de la Bonaerense cuando intentó frustrar un robo en la puerta de un almacén de Laferrere y este sábado una familia sufrió un asalto tipo comando en su casa de Ramos Mejía.

La Matanza, reconoció que “hay un rebrote” de la delincuencia en la cuarentena y detalló que está recibiendo entre “700 y 1.000 causas por semana”.

Arribas aseguró que están viviendo un pico de delitos y señaló que demoran, como mucho, a 45 personas.  “En mi fiscalía tengo un promedio semanal de entre 700 y mil causas que ingresan por diferentes delitos y la mitad de ellos son graves. El resto son averiguación de paraderos o delitos leves”, indicó el funcionario judicial en el programa radial “Sala de Situación” que se emite por “Am con Vos”.

En ese marco, admitió que “hay un pico o rebrote” en los índices de la delincuencia en los últimos días de esta cuarentena. “Al principio del aislamiento hubo una baja, pero ahora la violencia se ve y está a la luz del día”, explicó el fiscal.

Este sábado una mujer, sus dos hijos y la novia de uno de ellos sufrieron una pesadilla cuando seis delincuentes armados entraron a la casa después de forzar la puerta con una barreta.

El caso ocurrió a las 2 de la tarde en la esquina de Mariano Moreno y De Elía. Los autores tenían intercomunicadores y llegaron con el dato de que había 50 mil dólares. “Habíamos terminado de almorzar y yo estaba cocinando unas galletitas. Cuando fui a colgar la ropa, un hombre me tomó de los hombros, me apuntó con un arma y me dijo que tenían el dato de que mi marido tenía 50 mil dólares», explicó María Cristina Río, en declaraciones a TN.

«Pero yo les dije que se habían equivocado de casa, porque mi marido falleció hace seis meses y estamos de duelo y él no tenía ese dinero», agregó.

La mujer señaló que los delincuentes “hicieron un desastre”: “Se llevaron todo, computadoras de mis hijos, celulares, hasta ropa, se fueron con las camperas de ellos puestas, también se robaron plata ahorrada de mi hijo menor que trabaja desde los 18 años y plata mía de todos los días», explicó.

El caso más grave de las últimas semanas en La Matanza ocurrió el viernes 31 de julio pasado: Iván Triveño (25), un joven oficial de la Bonaerense con apenas ocho meses de experiencia fue asesinado cuando intentó frustrar un robo en la puerta del almacén de su mamá, ubicado en las calles Icalma y Esteban Echeverría, en la localidad de Gregorio de Laferrere.

Desde adentro de un auto, uno de los asaltantes efectuó varios disparos. Uno de ellos impactó en la cabeza del policía, quien cayó gravemente herido y falleció pocas horas después.

El fiscal Arribas señaló también que “La Matanza tiene un gran problema” que es el límite con la Ciudad de Buenos Aires. “Se nos pasan de un lado a otro de la General Paz. Procuramos trabajar junto con la Policía de la Ciudad, porque si no la situación es imposible dominar”, explicó en el programa que conduce Sebastián Domenech.

Por otra parte, desalentó el uso de armas de fuego en la sociedad civil e indicó que el estado debe protegerla. “Lo que pregono es que la gente exija a la justicia. Debe venir a la fiscalía y exigirnos porque somos funcionarios públicos y para eso estamos”, añadió.

Finalmente, destacó el “trabajo inagotable” de la Policía Bonaerense e indicó que “los delitos no ceden, sino que van mutando” destacando que actualmente los que más ocurren son “las entraderas” y los robos producidos por “motochorros”.