La autopsia confirma que al kiosquero de José León Suárez lo mataron de tres balazos calibre 32

83
Marcelino Luque, el kiosquero asesinado el lunes por la noche en la localidad bonaerense de José León Suárez, murió de tres balazos en el pecho, uno de los cuales le atravesó un brazo, según determinó la autopsia, informaron hoy fuentes judiciales.

Los médicos legistas que practicaron la autopsia le informaron al fiscal de la causa, Fabricio Iovine, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de San Martín, que la causa de muerte fueron tres disparos en el hemitórax izquierdo.

Luque presentaba también un balazo con orificio de entrada y salida en el brazo izquierdo, pero la presunción de los forenses es que se trata de una herida de defensa, cuando se cubrió con el brazo, y que es uno de los tiros que luego ingresó en el pecho.

En la autopsia, los forenses también recuperaron los tres proyectiles que por su tamaño y aspecto serían calibre 32, y que fueron preservados para ser enviados a un laboratorio balístico para ser peritados y guardados como evidencia en caso de eventual cotejo con algún arma que en el futuro se secuestre en el marco de la causa.

Sobre el posible móvil del crimen, los investigadores no descartan ninguna hipótesis, ya sea un homicidio en ocasión de robo o que el homicidio haya tenido otra motivación.

“Lo único nuevo que descubrimos es que el comerciante levantaba quiniela, pero con montos muy chicos por los cuadernos con anotaciones que tenemos secuestrados, que no hacen sospechar que lo hayan asesinado por ello, pero se está investigando”, confió a Télam uno de los investigadores.

El hecho ocurrió el lunes por la noche en calle 2 al 3316, y Malvinas, de José León Suárez, partido de San Martín, en el noroeste del conurbano, donde Luque (57), a quien apodaban “Chiqui”, vivía y además tenía un kiosco y almacén que atendía a través de una ventana.

Según las fuentes, un delincuente que arribó en bicicleta se acercó y aparentemente le disparó en varias oportunidades tras insultarlo.

El crimen fue cometido delante de un niño de 12 años que en ese momento se había acercado a hacer una compra.

En tanto, el comerciante baleado fue trasladado por sus propios familiares al Hospital Fleming de San Martín, donde intentaron reanimarlo aunque falleció por la gravedad de las heridas.

Fuentes policiales indicaron que, si bien en principio no está acreditado que haya existido robo, no se descarta ninguna hipótesis, entre ellas que el crimen esté vinculado a alguna cuestión personal o algún conflicto previo en el que estuviera involucrado el comerciante.