La fiscalía pidió 13 años para un policía que baleó y dejó cuadripléjico a un chico en La Boca

228

Una fiscal pidió que se condene a trece años de prisión a un policía porteño por balear al joven Lucas Cabello con su arma reglamentaria y dejarlo cuadripléjico, en un episodio ocurrido en 2016 en un conventillo del barrio de La Boca, informaron fuentes judiciales.

Al exponer ante el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional (TOC) 1, presidido por el juez Adrián Pérez Lance, la fiscal Irma García Netto pidió que el efectivo Ricardo Ayala (27) sea condenado por el delito de «tentativa de homicidio agravada por ser miembro de una fuerza de seguridad».

La fiscal descartó la versión del acusado que, si bien en el juicio se negó a declarar, en la instrucción de la causa justificó el uso de su arma por una supuesta seguidilla de amenazas a su vida por parte de Cabello (24).

«La declaración de Ayala, quien dijo disparar en defensa propia porque le pareció que Lucas Cabello estaba armado, no se condice con las pruebas ni los testigos. Cabello no tenía armas: la única prueba balística encontrada fue la del arma reglamentaria del policía Ayala», remarcó la fiscal en su alegato.

El efectivo de la ex Policía Metropolitana, quien llegó al juicio en libertad, había sostenido que el joven sacó de su cintura un «arma plateada», que nunca fue hallada en el lugar del hecho.

Siempre según la versión del imputado, disparó en dos oportunidades contra Cabello a menos de dos metros, aunque luego las pericias determinaron que lo hizo tres veces y que los proyectiles impactaron en la cara del joven, en su pierna derecha y en su testículo izquierdo.

El primer disparo le dañó la médula ósea, a la altura de la cuarta y quinta vértebra, y dejó a Cabello con secuelas permanentes que lo obligan a moverse en silla de ruedas y con asistencia de familiares y amigos.

El hecho ocurrió el 9 de noviembre de 2015, cuando Ayala se encontraba en el conventillo de La Boca situado en Martín Rodríguez al 500 custodiando a una persona por decisión judicial y Cabello vivía allí con su pareja y su hija pequeña.

Según la versión que dio Cabello en la instrucción y que fue reproducida en video en el juicio, él volvía de comprar dos sándwiches de milanesa cuando se cruzó con el policía y mantuvieron una breve discusión cuando éste le dijo ¿qué mirás?».

Cabello le respondió que fuera a custodiar un banco y segundos después, comenzó a recibir los disparos.

En los alegatos realizados la semana pasada, la abogada de la familia, Gabriela Carpineti, pidió 20 años de prisión para el efectivo, al considerar probado durante el juicio la responsabilidad penal de Ayala en el delito de «tentativa de homicidio agravado», por la condición de policía del acusado.

El martes 26 de noviembre, en tanto, será el turno de alegar de la defensa, ejercida por los abogados de la Policía de la Ciudad Alejandro Bisbal y Santiago De Jesús, tras lo cual quedará el camino allanado para que el tribunal dé a conocer el veredicto.