Para la defensa de Macarrón la elevación a juicio debería ser declarada inadmisible

303

La defensa de Marcelo Macarrón, el médico traumatólogo acusado del crimen de su esposa Nora Dalmasso, cometido en 2006 en Río Cuarto, consideró que la Justicia de Control de esa ciudad cordobesa debería declarar «inadmisible» el requerimiento de elevación a juicio efectuado hace dos semanas por la fiscalía.

Es que el jueves último, el abogado del viudo, Marcelo Brito, no se opuso al pedido del fiscal Luis Pizarro pero presentó un escrito ante la jueza de Control riocuartense, Luciana Alba, en el que planteó 11 «vicios nulidificantes».

Fuentes judiciales informaron a Télam que el fiscal pidió ayer a la jueza que se expida sobre el planteo del nulidades para luego poder resolver si acepta elevar la causa a juicio.

«Esa solicitud es improcedente porque la jueza de Control solo adquiere material por pedido de parte y no del fiscal de Instrucción», explicó esta tarde a Télam el defensor de Macarrón.

Según el letrado, la magistrada riocuartense puede aceptar que ella «es competente» para resolver la cuestión y dictar un pronunciamiento o, «en su defecto, tiene que declarar inadmisible la solicitud del fiscal porque materialmente carece de competencia para dictar una resolución» en ese sentido.

Al respecto, el propio Pizarro explicó esta mañana a la prensa que hasta que la jueza no se expida sobre el planteo de la defensa la causa no se elevará a juicio.

«Por el principio de oficiosidad y a los efectos de no vulnerar la garantía de la defensa, remitimos el planteo al Juzgado de Control. Ella (por Alba) puede rechazarlo o bien puede atender la cuestión», indicó el fiscal.

Para Pizarro, la presentación de la defensa «no es una estrategia para demorar el inicio del juicio» al tiempo que consideró que «la prueba es muy extensa, son 30 cuerpos y hay pruebas objetivas».

Macarrón está procesado desde marzo de 2016, cuando el anterior fiscal de la causa, Daniel Miralles, le imputó el delito «homicidio calificado por el vínculo» al poner en duda su coartada de que estaba en un torneo de golf en Punta del Este cuando ocurrió el crimen.

Sin embargo, cuando Pizarro tomó la investigación agravó la imputación con la hipótesis de que si bien Macarrón podría haber estado en esa ciudad uruguaya al momento del homicidio también pudo haber contratado a un sicario para matar a su esposa.

Dalmasso (51) fue encontrada asesinada el 26 noviembre de 2006 sobre la cama de su hija Valentina, en su casa del barrio Villa Golf, de Río Cuarto.

De acuerdo a los médicos forenses, la mujer murió asfixiada por estrangulamiento y desde un comienzo de la pesquisa se siguieron distintas pistas: desde un crimen durante un juego sexual, un abuso sexual seguido de muerte, un femicidio y asesinato por encargo.

A lo largo del proceso fueron imputados y luego sobreseídos el por entonces asesor de Gobierno provincial Rafael Magnasco, el pintor Gastón Zárate y el hijo de la víctima Facundo Macarrón.