Santilli pide la expulsión del país del motochorro uruguayo detenido en Boedo

419

El vicejefe de Gobierno porteño a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, Diego Santilli, pidió hoy la expulsión del país del motochorro que fue detenido en el bario porteño de Boedo y liberado menos de un día después por la Justicia, y denunció la «impunidad» de la jueza que estuvo a cargo de la causa, al referirse a la misma magistrada que le otorgó una probation a otro delincuente colombiano.

En este caso se trata de un hombre de nacionalidad uruguaya que tenía prohibido el ingreso a Argentina y un pedido de extradición si era hallado en el país, ya que cuenta con antecedentes penales.

Tras conocerse la noticia, Santilli dijo al canal de noticias TN que está «indignado y con bronca», ya que «en una semana hubo dos casos de motochorros liberados y se trata de un tipo de delito violento y espantoso».

Al referirse a la jueza Patricia Susana Guichandut, quien un día antes había otorgado la libertad tras acordar una probation y el pago de 700 pesos a Jair Stevens Jurado Mora, motochorro de origen colombiano, el funcionario porteño consideró su decisión como una «falta de sentido común».

Según indicaron los voceros, el uruguayo de 36 años fue aprehendido el miércoles último cuando circulaba junto a un cómplice por la calle Virrey Liniers al 900 y, al notar la presencia de personal de la Policía de la Ciudad, se escondió.

Ante la actitud sospechosa, los policías los interceptaron para identificarlos y descubrieron que sobre el hombre pesaban los pedidos judiciales, por lo que fue detenido y trasladado a la comisaría vecinal 5-B.

El hombre permaneció preso en esa dependencia durante menos de 24 horas, ya que fue liberado.

Ante este hecho Santilli informó que anoche se comunicó con el Director Nacional de Migraciones, Horacio García, y que acordaron que la Policía de la Ciudad inicie «tareas de rastreo y control» para capturar nuevamente al hombre y expulsarlo a Uruguay.

«Este hombre tiene tres condenas en Argentina y por eso tenía prohibido el ingreso y un pedido de expulsión vigente, y lo liberaron en menos de un día», expresó.

«Eso es impunidad, no puede ser que esta jueza libere en una semana a dos motochorros que tienen antecedentes, es indignante, hay que terminar con esto porque no hay racionalidad a la hora de aplicar las leyes», añadió el funcionario.