Presos fabrican juguetes y los donan a chicos de jardines de Infantes

1319

Internos de la Unidad 35 Magdalena, dependiente del servicio Penitenciario Bonaerense, elaboraron 120 juegos didácticos que fueron donados a la Unidad de Desarrollo Infantil (UDI) y Jardines de Infantes de esa localidad.

En el marco del programa “Solidaridad desde el corazón de la cárcel” los privados de libertad iniciaron el proyecto en julio pasado con el pedido de materiales. Luego, desde la Dirección de Desarrollo Infantil y familiar del municipio adquirieron madera, palos de escoba, cola vinílica, lijas y pinturas acrílicas, entre otros elementos, y comenzó la etapa de la fabricación.

Diego, Jerónimo, Cristian y Federico son los cuatro que terminaron los juegos, aunque en un principio eran dos más, quienes se fueron en libertad.

La iniciativa es fomentada por el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires, que conduce Gustavo Ferrari, tras el impulso que la gobernadora María Eugenia Vidal dio para que los internos realicen trabajos solidarios para distintos sectores de la comunidad.

Los juegos son de encastre, con figuras geométricas, números, y con elementos de distintos tamaños y colores, y ya fueron entregados a una funcionaria del gobierno municipal, Daniela Peluso y a la directora de la UDI, Claudia Gómez Baliño.

En el acto de entrega se llevó a cabo en la Unidad 28 y estuvo el Jefe del Complejo Penitenciario Magdalena, Plácido Eirale, el director de la Unidad 35, Marcos Acosta y el de la Unidad anfitriona, César Escobar.

“Trabajamos a prueba y error, pero con mucha voluntad, como si fuera para nuestros propios hijos. Elaboramos cinco tipos de juegos distintos con 30 piezas cada uno. Dedicamos más de ocho horas diarias y quedamos conformes con nuestra producción”, explicó Jeremías.

Los juegos beneficiarán a chicos de entre 2 y 7 años, y se destaca que la labor solidaria fue coordinada desde el área de Cultura y Educación del Complejo Penitenciario y de la Unidad 35.

Peluso felicitó y agradeció a los internos por su trabajo, al que calificó de “prolijo” y “variado”.

Por su parte, Eirale resaltó que “el trabajo mancomunado entre el municipio y el Servicio Penitenciario logró un aporte claro de servicio a la comunidad y de inclusión social”.