Pidieron la detención e indagatoria por femicidio para el abogado Carrazzone

608

La fiscalía Federal de Lomas de Zamora solicitó hoy la detención e indagatoria del abogado penalista Rubén Carrazzone por el femicidio de su mujer, Stella Maris Sequeira, cuya desaparición se registró 29 de diciembre de 2016 en Ezeiza y fue inicialmente denunciada como un secuestro extorsivo por el ahora acusado.

Fuentes judiciales informaron que el pedido fue formulado por el fiscal 2 de Lomas de Zamora, Leonel Gómez Barbella, ante el juez Federal, Carlos Santamarina, quien ahora deberá resolver si ordena o no el arresto del abogado.

El fiscal consideró que Carrazzone mató a su esposa porque ésta, al descubrir que la había engañado con otra mujer, lo amenazó con difundir sus “chanchullos” profesionales y dijo que el hecho de que no apareció el cadáver no impide la acusación por femicidio.

Para el fiscal, Carrazzone (62) debe ser indagado por “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido mediando violencia de género” de Sequeira (60), para lo cual tiene que ser detenido ante el peligro de que pueda seguir con el entorpecimiento de la investigación.

“Este Ministerio Público Fiscal le endilga a Rubén Ernesto Carrazzone el haber dado muerte mediando para ello violencia de género a Stella Maris Sequeira, con quien mantenía una relación de pareja estable y convivencia desde inicios del año 2005”, expresa el requerimiento.

Explica que el hecho ocurrió “entre las 16:45 horas del día 29 de diciembre del año 2016 y las 11:30 horas del día 30 del mes diciembre de ese mismo año, en el interior de la finca ubicada en la calle El Ombú 786 del barrio La Unión, del partido de Ezeiza“.

Para la fiscalía, tras el femicidio “Carrazzone se deshizo del cuerpo de su víctima, procurando su desaparición, sin que hasta la fecha se haya logrado dar con él”.

A más de un año y dos meses del hecho, el fiscal consideró que existe un cúmulo de pruebas obtenidas en el transcurso de la causa que evidencian que el abogado fue el autor del crimen y que luego, valiéndose de sus conocimientos, orquestó un plan para procurar desviar la pesquisa y lograr su impunidad.

En esa línea, Gómez Barbella recordó que la causa se inició con una denuncia por el presunto secuestro extorsivo de Sequeira que Carrazzone realizó dos día después de su desaparición.

En esa denuncia, el abogado había asegurado que recibió dos llamadas extorsivas: una en la que le pidieron 80.000 dólares como rescate y otra en la que lo amenazaron por haber “llamado a la gorra”, en referencia a haber denunciado el hecho ante la Policía.

No obstante, durante más de un año de instrucción de la causa, se determinó que esas llamadas fueron realizadas por un cliente de Carrazzone a cambio de una promesa remunerativa de 20.000 pesos.

Ese hombre, Miguel Angel Franco (61), fue hasta ahora el único detenido en la causa y meses atrás quedó sobreseído por el delito de secuestro extorsivo.

“Las pruebas colectadas indican que Carrazzone ha desplegado todo su conocimiento y contactos en desviar la pesquisa de la averiguación de la verdad y de la colección de elementos de convicción que, por caso, pudieren acercarla a la comprobación de la realidad de los hechos sucedidos”, indicó el fiscal.

Como fundamentos, el funcionario detalló testimonios de familiares, amigos y de la propia hija de la víctima, Solange Ponzo, quien es querellante en la causa, que indican las conductas violentas que el abogado tenía con su pareja.

“Resulta notorio que la conducta de Carrazzone contra Sequeira se enmarcaría en un contexto de violencia contra la mujer, que se encuentra acreditada a partir del testimonio de personas que conocían muy de cerca la relación de pareja. Ello permite sospechar que el hecho investigado fue la consecuencia de una particular situación de vulnerabilidad de la víctima por su condición de mujer”, agregó.

Gómez Barbella mencionó, entre otros indicios, la existencia de una uniformidad de testigos del círculo íntimo de la mujer que acreditan que ésta no abandonó su casa, que mantenía una conflictiva relación con su pareja y que además sospechaba que el abogado tenía una relación con una mujer que había sido su socia y con quien ella estaba enemistada porque le debía dinero.

Esa mujer, a quien los testigos se referían como “Lourdes, la brasilera”, es dueña de una parrilla del partido de Lomas de Zamora que, al igual que la vivienda y los autos de Carrazzone, fue allanada en el marco de la causa y de donde se recolectaron pruebas que aún están sujetas a peritajes en la causa.

“De testimonios se puede afirmar la existencia de un móvil sentimental producto de engaños amorosos, para la conducta que se atribuirá a Carrazzone en el proceso mortuorio de su pareja”, citó el fiscal.

Al respecto, Gómez Barbella mencionó a una testigo que declaró que Sequeira había amenazado a su pareja con echarlo de la casa donde ambos vivían -que era de ella- y revelar “sus chanchullos” en el ámbito laboral.

“Ella le dijo que si alguna vez se separaban, él se tendría de ir de su casa con un bolsito como vino hace muchos años”, contó la testigo, quien agregó que Sequeira también le contó: “Yo le conozco muchos chanchullos a Rubén, él me la va a pagar, porque no es sólo que me engañó, sino que con quien me engañó fue con Lourdes”.