Secuestran 3.500 kilos de marihuana en una estancia turística

446

En un procedimiento conjunto, la Policía de Misiones y la Prefectura Naval decomisaron 3.500 kilos de marihuana que habían sido escondidos en una estancia cercana a la ciudad de Jardín América, 100 kilómetros al Norte de Posadas.

La investigación se inició a partir de un dato que obtuvo la Prefectura de Itá Ibaté sobre una banda de narcotraficantes que tenía su base de operaciones en Misiones.

Por pedido de la fuerza federal, el juez federal de Corrientes Carlos Vicente Soto Dávila, fueron intervenidos varios teléfonos usados por los narcos.

En las conversaciones, los sospechosos hacían referencia siempre a parajes y lugares de San Antonio, un pueblo ubicado en la frontera con Brasil y a más de 200 kilómetros de la estancia donde tenían previsto acopiar la droga.

La lujosa vida del carnicero acusado de organizar fiestas electrónicas para vender droga
Fuentes policiales dijeron que las escuchas en tiempo real permitieron saber el preciso momento en que uno de los narcos, apodado «Picachu», trasladaba los paquetes desde la costa del río Paraná hacia la estancia de turismo rural “Doña Victoria”.

Los policías de la Dirección de Toxicomanía también obtuvieron otro dato que permitió acelerar el allanamiento: en la estancia, oculta bajo ramas, había una camioneta Volkswagen Amarok que sería robada. Los agentes pidieron una orden de allanamiento al juez de Instrucción de Puerto Rico, Osvaldo Lunge, quien inmediatamente autorizó el ingreso de los policías.

En el lugar fue detenido «Picachu» junto a su suegro y un cuñado, quienes custodiaban las 129 bolsas con 3.646 “ladrillos” de marihuana. Los narcos tenían varios teléfonos celulares y dos armas.

En la estancia, bajo pinos y cubierta con ramas se halló la camioneta. Al vehículo le habían sacado los asientos traseros para aumentar la capacidad de carga, según detallaron voceros policiales.

El cargamento de marihuana pertenecería a una poderosa banda que opera desde hace años en Jardín América. Fuentes del caso aseguraron que lo recaudado por la venta de esa droga se iba a destinar a intentar liberar a otro integrante de la organización, detenido en Buenos Aires el año pasado.

La estancia donde se halló la droga habría sido vendida este año por los anteriores propietarios y ya no recibiría turistas. Sin embargo, la banda había mantenido la cartelería para que el lugar funcionara como pantalla.