Cayó el «abuelo pirata»: tiene 78 años y lideraba una banda

905

«El abuelo pirata» tiene un largo historial en robos tipo entraderas y rompepuertas pero en los últimos años si había empezado a dedicar al robo de camiones.

Lo detuvieron en uno de los quince allanamientos que se llevaron a cabo en Lomas de Zamora, La Plata, Quilmes y otras zonas del sur del Gran Buenos Aires, en donde se desbarató una banda de piratas del asfalto.

En total fueron detenidas diez personas y en los domicilios se secuestraron inhibidores satelitales, vehículos que eran utilizados para los robos, celulares y mercadería. 

La cabeza de la banda era el «abuelo pirata» porque él hacía la inteligencia y luego planificaba los robos según la demanda de sus clientes porque una vez que se llevaba a cabo el robo, la mercadería ya estaba vendida y «acomodada». Otro de sus socios era “El Doctor”, lo llamaba así por su habilidad para manejar los inhibidores satelitales de larga y corta distancia. El tercer integrante clave era el brazo armado apodado «El loco” por la violencia con la que amedrentaba a los conductores de los camiones.

Una vez que tenían a la víctima identificada, colocaban dos autos a la par. En uno ponían en funcionamiento el inhibidor y con el otro cruzaban y apuntaban con sus armas a los choferes. Una vez secuestrado el camión, buscaban si había otro dispositivo de localización llamado «bicho» o «semilla». Para encontrarlos, usaban un aparato similar al detector de metales al que llaman «espada»: al pasarlo hace un pitido y así encuentran el chip de rastreo.

Los camiones preferidos para el robo, por ser los más cotizados, eran los Mercedes Benz, ya que su motor, llamado en la jerga como “corazón”, es altamente preciado y pueden llegar a pagar en el mercado negro hasta 500 mil pesos.

Otros camiones codiciados eran los que tenían pluma (brazo hidráulico) que podía llegar a valer hasta 1.000.000 de pesos. Muchas veces son vendidos como parte del combo con la mercadería que estén transportando. Los camiones podían ser de cualquier bandera, en su mayoría brasileros. Según los investigadores la banda robaba en promedio 2 camiones por semana.

En la casa de “El loco” se realizaban las reuniones para hacer la inteligencia de los robos. En este lugar fue donde se encontraron los inhibidores que utilizaba la banda. El lugar conocido como “el bunker” tenía en su frente alambres de púa electrificados. También en la casa se encontraron diferentes electrodomésticos, relojes celulares y un Audi A4 que utilizaban para robar.

La investigación fue llevada a cabo por la DDI de La Plata y por la UFI 6 del Dr. Marcelo Romero de La Plata.