Melina Tozzi denunció al jugador de Boca Ricardo Centurión, su ex pareja, por violencia de género y afirmó que «tiene problemas con el alcohol» al ser entrevistada hoy por los medios, en tanto el entrenador del equipo xeneize, Guillermo Barros Schelotto, afirmó que «estamos en contra de cualquier hecho de violencia».

La mujer de 30 años denunció públicamente que el miércoles 17 de mayo el delantero de Boca, de 24 años, la había tomado del cuello, y sobre el episodio acotó que significó «un punto final». Siempre que toma él se pone violento. Cuando no toma es una excelente persona».

La mujer indicó que tras esa agresión, el último sábado se presentó en el boliche donde ella trabaja: «Yo lo tomé como una provocación. Discutimos y me agredió de nuevo. Lo único que quiero es seguir con mi vida. Su mamá me amenazó por teléfono, me mandó mensajes de audio que ya tiene la justicia».

Desde que el caso tomó estado público la joven no volvió a hablar con Centurión: «Me mandó mensajes pidiéndome perdón pero no le contesté», expresó Tozzi, quien es madre de un niño de 10 y una niña de 4 años, e indicó que le otorgaron un botón antipánico y los teléfonos celulares de los patrulleros de la zona para que se contacte ante cualquier situación de violencia.

Las declaraciones de la ex novia de Centurión:

«Yo no digo esto del alcohol para escracharlo, sino porque sé que necesita ayuda, es una excelente persona pero tiene un problema que él reconoce, de hecho a mí me dijo que estaba con un tratamiento psicológico en Boca», agregó la ex pareja del jugador que se inició en las divisiones inferiores de Racing.

Fuentes policiales confirmaron que la denuncia por lesiones y amenazas fue radicada en la Comisaría de la Mujer de Quilmes y que interviene en el caso la Unidad Fiscal N° 10 de esa localidad bonaerense.

En el acta de denuncia, la mujer manifestó que tenía una relación con el jugador desde hacía más de un año y que ella decidió interrumpir debido a las reiteradas infidelidades, lo que fue resistido por Centurión, y que se decidió a realizar la denuncia después del última sábado cuando se presentó en su trabajo.

En tanto, Barros Schelotto sostuvo que «hay temas que tienen que ver con mi responsabilidad que es el tema del entrenamiento, la concentración y los partidos, y en esos aspectos el equipo se ha comportado muy bien; luego hemos tenido algunos problemas fuera del club en el plano privado que no debieran suceder cuando uno representa a esta institución o a cualquier otra del fútbol argentino».

«Lamentablemente han sucedido, desde la parte humana acompañamos y tratamos de solucionar cualquier evento que nos llegue a suceder y en este caso por naturaleza estamos en contra de cualquier hecho de violencia. He hablado algo con Ricardo hoy y nos debemos una charla para más adelante», agregó «El Mellizo».

En septiembre de 2016, el futbolista ya había protagonizado un escándalo al chocar con su auto de alta gama, y luego fue filmado en aparente estado de ebriedad en dos oportunidades, una en un boliche y la otra en una concentración en febrero de este año.