Una mujer murió y otra resultó herida al quedar en medio de un tiroteo entre policías bonaerenses y ladrones en el barrio porteño de La Boca, donde uno de los delincuentes, de 16 años, también sufrió lesiones, se informó hoy.

A raíz de ello se inició una investigación que incluye pericias sobre las armas de los agentes de la fuerza de seguridad provincial, se indicó.

Además, se investiga el audio policial, al cual accedió Online911, para determinar las circunstancias.

El hecho se inició este martes por la noche alrededor de las 23, en la esquina de Pedro de Mendoza y Aráoz de Lamadrid, donde una patrulla de la Policía Bonaerense se enfrentó con los ocupantes de un Fiat 500 robado al que venían persiguiendo desde el partido de Lanús, en el sur del conurbano.

El coche cruzó a toda velocidad por el puente «Nicolás Avellaneda» y al llegar a La Boca giró en «U» y chocó al móvil de la fuerza de seguridad, donde hubo un intercambio de disparos.

El Fiat continuó por la calle Aráoz de Lamadrid y fue encontrado minutos después chocado contra unos pilotes en el cruce con la calle Necochea, sin sus ocupantes.

En Ministro Brin al 1300, dos vecinas del barrio que estaban afuera de sus casas al momento del hecho resultaron heridas, una por un disparo en la cabeza y otra en un brazo, por lo que fueron trasladadas al Hospital Argerich.

Un jefe policial informó que esta mañana, alrededor de las 6, murió una de ellas, identificada como Claudia Ovejero, de 41 años, producto de un balazo que le ingresó por el ojo izquierdo con salida en la nuca.

Uno de los ocupantes del auto robado, que también fue herido y tiene 16 años, quedó internado en el mismo centro asistencial adonde fueron llevadas las dos mujeres.

Tras el tiroteo, vecinos del barrio salieron a la calle para increpar a los integrantes del patrullero, que fue dañado, y agentes de la Policía de la Ciudad dispararon balas de goma para dispersarlos.

La Policía de la Ciudad intervino para dispersar a los manifestantes que protestaron contra los agentes de la Bonaerense.

En tanto, las armas usadas por los policías bonaerenses «se encuentran a disposición de la Justicia» a la espera de «los resultados de las pericias», informó el Ministerio de Seguridad bonaerense.