«Si no hubiese pedido ayuda estaría muerta», dijo la víctima del anestesista

1462

Belén Torres, la joven de 21 años que fue atacada a golpes por un médico anestesista en un departamento de Barrio Norte el martes pasado, aseguró hoy que «si no hubiese salido a pedir ayuda a los vecinos estaría muerta», ya que el sindicado atacante la «golpeaba sin parar» mientras le decía que la «quería matar».

Desde el Sanatorio Itoiz de Avellaneda, donde se encuentra internada, la joven relató al canal TN el ataque que sufrió por parte Gerardo Ismael Billiris (27), quien se encuentra detenido por lesiones y por tenencia de estupefacientes.

Según Belén, la noche del lunes y la madrugada del martes, ambos consumieron crack en la casa del anestesista, situada en Berutti 4543, de Barrio Norte, hasta que él «comenzó a temblar» y luego a golpearla.

«Él empieza a temblar y yo lo pongo de costado porque pensé que estaba mambeado por la droga. Ahí empieza a pegarme muy fuerte, empieza a decirme que me va a matar y a pegarme en la espalda muy fuerte. Los dos estábamos igual pero yo no tenía la intención de matarlo a él, se ve que él sí tenía esa intención porque yo nunca le iba a hacer algo a él», recordó.

«Me empieza a pegar no se con qué -agregó la chica-, había vidrios rotos y mis manos están cortadas. Yo me tapaba, lo único que hacia era taparme y cuando salgo de la casa empiezo a gritarle a los vecinos para ver si alguno me escuchaba, por suerte sí porque sino estaría muerta».

Belén contó que conoció a Billiris por la red social Tinder, que lo había visto antes la semana pasada y que estaba haciendo un trabajo administrativo para él pasando los datos para las obras sociales.

La joven contó que ella no es consumidora pero que sí esa noche se drogó con él. «El estaba bien, yo llegué a la casa y él se fue a comer con una amiga. Cuando volvió se empezó a drogar y yo con él».

El ataque, según Belén, comenzó a la mañana, tras varias horas de consumo de crack.
«Me arrepiento de haberlo conocido. Lo conocí en Tinder pero nunca pensé que me iba a hacer esto, nadie se mete en Tinder pensando que le van a pegar», expresó la joven.

«Yo estaba igual de droga que él y en ningún momento quería pegarle ni matarlo a él, no sé que le desata esa ira», concluyó.