Controles en Mandarine Park: así fue la vuelta de las fiestas electrónicas

1528

Durante el fin de semana se realizaron controles de alcoholemia y de drogas en los alrededores del predio Mandarine Park de Punta Carrasco, en donde se llevaron a cabo fiestas electrónicas el viernes y sábado, nueve meses después de la trágica Time Warp.

En ambos casos, se secuestraron vehículos debido a que los conductores habían consumido diferentes sustancias como alcohol, metanfetamina, cocaína o marihuana.

Además, en los accesos se instalaron aparatos que detectaban la edad de las personas que ingresaban a la fiesta en la cual estaba prohibida la entrada a menores de 18 años.

Los agentes encargados de realizar los exámenes de alcoholemia y drogas estaban separados en cuatro lugares cercanos al ingreso de la fiesta. Se detectaron varios casos positivos de alcohol (un conductor principiante dio con 1.72 mg de alcohol en sangre). También hubo casos positivos de droga (uno de ellos había consumido cocaína, metanfetamina y marihuana).

En los casos de alcoholemia, lo permitido es 0.5 miligramos en sangre. Si se supera esa marca, se le retiene la licencia de conducir y el automóvil, hasta una posterior descarga ante la fiscalía. Si la persona tiene más de 2.0 mg de alcohol tendrá que esperar que llegue el SAME para su posterior traslado.

En el caso de drogas es distinto porque el test detector no marca cuánto consumió el individuo sino qué droga consumió. Si es positivo también se le retiene el auto.

En el ingreso había una aplicación la cual leía los datos del DNI para confirmar si esta persona era mayor de 18 años y podía acceder. Los que ingresaban debían apoyar su DNI en la máquina y si ésta marcaba una luz verde podía ingresar. Si marcaba luz roja no tenía acceso. Hubo casos en los que se detectaron menores y se les prohibió el ingreso.

Ya en el interior del lugar habían 6 ambulancias (1 en la entrada, 4 en las inmediaciones y la restante detrás del escenario donde se destacaban los Djs invitados).

Además, había personal de Cruz Roja. También se montaron tres puestos de hidratación gratuita (los cuales contaban con agua, manzana con limón y caramelos para evitar la deshidratación y los problemas de presión).