La testigo clave del caso Melina Romero va a juicio oral

1229

La joven que se convirtió en la testigo clave del caso Melina Romero, irá a juicio oral en la Justicia de Menores.

La acusación contra “M” es por falso testimonio contra los tres acusados de matar a Melina Romero: César Sánchez, Elías Fernández y Joel Fernández.

El objetivo es desacreditar el testimonio clave en la causa. Sus dichos siempre fueron cuestionados por la defensa de los imputados.

En abril del año pasado, la Cámara de Apelaciones de San Martín revocó el sobreseimiento y envió a juicio oral al pai César Sánchez y a Elías Fernández.

Según la resolución la sala I del tribunal dispuso que ambos sean juzgados por “homicidio agravado por femicidio y por el concurso de dos o más personas”, que tiene una pena de prisión perpetua, aunque por ahora continuarán en libertad.

De esta forma, Sánchez (46) y Elías Fernández (22), alias “Narigón” se suman a Joel Fernández (20), conocido “Chavito”, que hasta ahora era el único imputado que el juez de Garantías Mariano Porto consideró que debía ir a juicio, lo cual fue confirmado por la Cámara en la misma resolución.

Debido a que el magistrado había sobreseido a los otros dos sospechosos en noviembre, la decisión fue apelada por la fiscal del caso, María Fernanda Billone, y por Marcelo Biondi, abogado de la familia de la víctima.

En ese último fallo, los jueces Carlos Hermelo y Raúl Leturmy valoraron el “singular testimonio de M., a esta altura verdadero epicentro de la investigación”, en alusión a lo declarado en la causa por una adolescente amiga de Melina que dijo haber presenciado su violación y muerte.

Los camaristas remarcaron que la chica siempre declaró “con el control fundamental de las partes” (juez, fiscal, abogados) y que su testimonio “mantendría cierto margen de homogeneidad en la descripción de los prolongados padecimientos de Melina Romero y de su destino final”.

Según el fallo, el caso “merece seguir hacia la oralidad, máxime y no es un detalle menor, cuando todos los imputados se encuentran en libertad”.

“Es en ese ámbito donde las partes, el juez y la sociedad toda tienen a su alcance el derecho a acceder a la verdad de los conmocionantes episodios que motivaran la formación de la causa”, se agregó en la resolución.

Melina (17) fue vista con vida por última vez el 24 de agosto de 2014, cuando salió del boliche “Chankanab” del partido de San Martí­n, adonde habí­a ido a festejar su cumpleaños.

La Policí­a inició su búsqueda hasta que un mes después fue hallada asesinada a orillas del arroyo Morón, a pocos metros del predio de la Ceamse, en la localidad de José León Suárez.

Los primeros resultados de la autopsia establecieron que Melina habí­a fallecido por “sofocamiento” entre 20 y 25 dí­as antes de ser encontrado su cadáver, pero hasta hoy la mecánica de la muerte no está clara debido al avanzado estado de putrefacción en que se hallaba el cuerpo.

Según la testigo clave, Melina fue asesinada durante una “fiesta” de sexo, drogas y alcohol en una casa de la localidad bonaerense de Pablo Podestá a la que ella concurrió y luego transportada dentro de una bolsa, en un auto, hasta el arroyo donde fue hallada.

Además de los imputados que ahora van a juicio, hubo otros sospechosos en la causa, pero fueron sobreseidos, entre ellos Javier Rodrí­guez (45), alias “El Pelado” y un adolescente de 17 años en cuya casa inicialmente se creyó que había ocurrido la violación de la víctima.