Piden la detención de los conductores que mataron a la maestra

732

El fiscal que investiga la muerte de una docente y las heridas sufridas por otra mujer cuando el auto en el que se trasladaban por el partido de Vicente López fue embestido por otro que, a su vez, era perseguido por dos rodados más, solicitó la detención de los tres conductores involucrados, quienes estaban alcoholizados al momento del hecho, informaron hoy fuentes judiciales.

El requerimiento fue realizado por el fiscal de Vicente López Alejandro Guevara, quien le solicitó al juez de Garantías de San Isidro Esteban Rossignoli la detención de Tomás Núñez Aboy (28), Nicolás Laitano (29) y Lucas Alan Pechin (29) para indagarlos por el delito de homicidio simple con dolo eventual y lesiones.

Subsidiariamente, agregó el fiscal en su pedido, que sean indagados por el delito de homicidio culposo y lesiones culposas pero agravadas por la nueva ley de tránsito, que endurece las penas para quienes conduzcan alcoholizados o a más del 30 por ciento de la velocidad permitida, añadieron las fuentes a Télam.

En las próximas horas el juez de Garantías deberá resolver el pedido de indagatoria de los acusados, quienes están libres desde el día posterior al hecho, ocurrido el viernes último.

Ese día, cerca de las 2, en la esquina de la avenida Maipú y la calle Haedo, en la mano va hacia Capital Federal, Silvia Cabrera (57), madre de cuatro hijos, y su amiga de la secundaria, Rosa Pedercino (57), se encontraban a bordo de un Chevrolet Agile, detenidas en un semáforo. El auto fue embestido desde atrás por un Volkswagen Suran azul conducido por Núñez Aboy y que, según dijeron testigos a la Policía, iba a unos 140 kilómetros por hora.

De acuerdo a la pesquisa llevada adelante, la Suran escapaba a alta velocidad del Honda Civic negro de Laitano y del Toyota Corolla blanco de Pechín tras un incidente de tránsito en San Isidro.

A raíz del impacto, Cabrera, que conducía el Chevrolet, murió en el acto, mientras que su acompañante sufrió graves heridas y fue trasladada al hospital de Vicente López, donde aún permanecía internada.