Ocho años de prisión por violar a una mujer delante de sus hijos

1009

Un hombre fue condenado a ocho años de prisión en la ciudad entrerriana de Paraná, acusado de haber ingresado por la fuerza a una vivienda y violado a una mujer delante de sus hijos en el 2010, informaron fuentes judiciales.

Se trata de un hombre al que identificaron con las iniciales JVP, quien fue condenado por los jueces Alejandro Grippo, Ricardo Bonazzola y Graciela Garbarino por el delito de «abuso sexual agravado», aunque continuará en libertad hasta que el fallo quede firme.

Los jueces encontraron al acusado culpable de haber ingresado al domicilio de LRR, en barrio Uocra, de Paraná, cerca de las 6.30 del 31 de octubre de 2010, tras forzar una puerta de ingreso ubicada a un costado de la finca, luego de las negativas expresas de la residente a franquearle el paso.

Según los jueces, «una vez dentro y munido de dos cuchillos de caza (JVP) se dirigió al dormitorio donde estaba LRR y la obligó a mantener relaciones sexuales, accediéndola carnalmente con violencia e intimidación, venciendo la resistencia de la víctima con golpes de puño en diversas partes del cuerpo, con mordidas y quemándola con un cigarrillo, mientras le acercaba las armas blancas logrando amedrentarla y disuadirla de pedir ayuda».

Para el tribunal fue fundamental el relato de uno de los hijos de la víctimas, que dijo que él y sus hermanos fingieron que dormían cuando irrumpió violentamente en la casa el imputado y que pudo ver cuando JVP se paseaba desnudo por la vivienda con los dos cuchillos en la mano.

También tomaron en cuenta el relato de una vecina, que se había quedado a acompañar a la víctima porque ésta temía la llegada del imputado a la vivienda.

En el juicio, esta vecina dijo que estuvo un tiempo acompañando a la víctima, pero se retiró de la casa aterrada cuando JVP llegó al lugar y comenzó a golpear violentamente la puerta, hasta que logró forzarla.

La mujer reconoció que la víctima le pidió que la acompañara porque temía por su seguridad y la de sus hijos, debido a los antecedentes violentos del acusado, y porque esa tarde JVP le había enviado alrededor de treinta mensajes de texto invitándola a salir, que no contestó

Durante los alegatos, la Fiscalía solicitó que el hombre sea condenado a la pena de 9 años de prisión, mientras que la defensa pidió la absolución del acusado y que se investigue a los testigos de cargo por el posible delito de falso testimonio.