Vidal aceptó oficialmente la renuncia de Falbo de la Procuración bonaerense

1188

El gobierno bonaerense oficializó hoy la aceptación de la renuncia presentada la semana pasada por la procuradora general de la Suprema Corte de Justicia de la provincia, María del Carmen Falbo, que se hará efectiva a partir del 3 de diciembre.

El Boletín Oficial de la Provincia publicó hoy el decreto número 1.468, con el que la gobernadora María Eugenia Vidal aceptó la dimisión de Falbo, que ejerce la jefatura del Ministerio Público bonaerense desde hace 12 años.

El decreto fue fechado el miércoles pasado, un día después de que Falbo le llevara en persona a Vidal su renuncia y establece que la salida de la Procuradora será «a partir del 3 de diciembre del corriente año».

Asimismo ayer se oficializó que el Ejecutivo propondrá para reemplazar a Falbo al actual secretario Legal y Técnico del gobierno, Julio Conte Grand, cuyo pliego deberá tratar el Senado bonaerense.

Falbo había anunciado hace dos semanas al Consejo de Fiscales Generales que antes de fin de año iba a dejar el cargo ya que «había terminado los trámites de actualización de su jubilación», pero no había precisado la fecha de su salida.

La renuncia de Falbo quedó asociada a la embestida que recibió en los primeros meses del año desde diferentes sectores de Cambiemos, al igual que ocurrió con su par nacional, Alejandra Gils Carbó.

Sin embargo, fuentes del entorno aclararon a DyN que la relación de Falbo con Cambiemos, en especial con el gobierno de Vidal, «mejoró» en el último tiempo por lo que «no sumaron esas presiones» en la decisión de la procuradora de presentar la renuncia.

Entre los principales detractores de Falbo están la diputada nacional Elisa Carrió, que la denunció por supuestamente encubrir información sobre el triple crimen de General Rodríguez, y el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien consideró que «ya cumplió un ciclo» en el cargo.

No obstante, Falbo siempre contó con el respaldo de sus colegas procuradores, quienes en medio de la embestida del oficialismo avalaron su continuidad y advirtieron, a través de un documento, sobre una supuesta «campaña de desprestigio» en contra de la jefa de los fiscales bonaerenses.