Los dos niños que sobrevivieron al triple femicidio ocurrido el domingo pasado en el departamento mendocino de Godoy Cruz pasaron hoy a sala común y continuaban con evolución favorable, se informó oficialmente.

De acuerdo al parte médico del hospital pediátrico «Humberto Nott», los pacientes de 9 meses y 11 años permanecían internados.

Ambos niños se encuentran estables, aunque el pequeño de 11 años seguía con «tratamiento de antibióticos, en estado reservado», añadió el informe.

Por su parte, ayer a la tarde, el arzobispo de Mendoza, Carlos María Franzini, ofició una misa en memoria de las víctimas de la masacre del barrio Trapiche, Claudia Arias, Susana Ortiz y Vicenta Díaz.

«Tenemos que decir con mucha firmeza ‘basta de violencia’ en todas sus expresiones, por supuesto la violencia contra la mujer, pero cualquier forma de violencia tiene que ser repudiada porque la violencia solo engendra violencia», expresó el sacerdote. Franzini recalcó: «Cada uno tiene que preguntarse qué hace para erradicar del corazón, del barrio, de la sociedad, la violencia. Basta de violencia en nuestros corazones».

Los dos niños resultaron heridos de gravedad durante el crimen de su madre, Claudia Lorena Arias, quien fue asesinada a cuchilladas junto a la tía de la mujer, Marta Susana Ortiz, y la abuela, Vicenta Díaz, en la casa que compartían en el barrio Trapiche de Godoy Cruz.

Por el hecho se encuentra detenido Daniel Zalazar, quien cometió los crímenes con un cuchillo y además está acusado por triple tentativa de homicidio agravado por alevosía, por el ataque a los niños.