Unas 50 chicas son violadas por mes al salir de boliches

1804
boliche

Una estudiante universitaria de 21 años denunció que fue violada en un departamento del barrio porteño de Recoleta hasta donde llegó con un joven al que conoció en un boliche bailable del centro porteño y que permitió que al menos otros tres amigos la golpearan y abusaran sexualmente de ella.

La oscura modalidad de jóvenes «seducidas» en discotecas y luego abusadas se repite con unos 50 hechos cada mes, de acuerdo a los datos aportados por la Asociación de Víctimas de Violación (AVIVI).

«Tenemos entre 12 y 15 casos de chicas violadas cada fin de semana luego de resultar engañadas en los boliches. Se aprovechan de su vulnerabilidad por el alcohol y el consumo de drogas. Se necesitan más controles con urgencia», dijo María Elena Leuzzi, titular de la entidad.

El caso ocurrió el domingo a la madrugada y fue denunciado formalmente por la víctima en la Comisaría 19 de la Policía Federal Argentina (PFA). El padre de la víctima contó al canal C5N que están viviendo «un calvario» y que a su hija, una estudiante de arquitectura en la Universidad de Buenos Aires (UBA) que vive en Lanús, ‘la golpearon’, ‘la dejaron desmayada’ y ahora tiene que ir día por medio al Hospital Fernández, al tratamiento ambulatorio para este tipo de casos.

Una fuente judicial afirmó que se trata de ‘un caso complejo con versiones contrapuestas’ entre lo que denuncia la chica y el supuesto consentimiento que hubo por parte de ella, según relataron los implicados. Si bien en un principio se detuvo a un joven de 20 años que vive en el departamento de Recoleta donde ocurrieron los hechos, el imputado ya fue excarcelado y otros cinco jóvenes que estuvieron en lugar ya se presentaron en el juzgado y se pusieron a derecho, según confirmaron los voceros judiciales.

Todo se inició entre la noche del sábado y madrugada del domingo, en el boliche «Goa La France», en la calle Sarmiento al 1600, en el barrio de San Nicolás, en el centro porteño.

La víctima se encontró con un joven a quien ya conocía del boliche, con el que decidió irse en taxi hasta un departamento ubicado en el pasaje Copérnico y Galileo, en una zona exclusiva del barrio de Recoleta conocida como «La Isla», a pocos metros de la embajada británica y el Ministerio de Seguridad de la Nación. La chica contó que al cabo de unos minutos, cuando ella estaba a solas con el joven, tocaron el timbre y llegaron al departamento otros cuatro muchachos.

‘La golpearon, la maltrataron y no la dejaban salir. Mi hija sufre de asma. Se desmayó adentro del departamento y ahí se asustaron y la dejaron salir’, dijo Luis, el padre de la denunciante a C5N.

Fuentes judiciales indicaron que en su declaración, la universitaria aclaró que de los jóvenes que había en el departamento fueron concretamente tres los que abusaron de ella y otros se retiraron.