Hubo un homicidio en ocasión de robo cada tres días en Buenos Aires

755
foto archivo

Fuente La Nación

Alejandro Salazar fue a la casa de sus padres, en Temperley, a buscar cosas para llevar a San Pedro, donde él reside y la familia tiene algunas propiedades. Eran las cuatro de la tarde del sábado y cuando tenía el baúl abierto para cargarlo lo sorprendieron dos asaltantes. Estaba con su novia e intentó resistirse: le dispararon tres tiros; el que le dio en el pecho segó su vida. El de Salazar se convirtió en el 68° homicidio en ocasión de robo en la provincia de Buenos Aires en lo que va del año: uno cada tres días.

Este conteo incluye sólo los casos que tomaron trascendencia pública a través de la prensa y en los que, desde un principio, quedó claramente establecido el robo como motivo del crimen. Aun cuando a lo largo del año se compruebe que algunos otros homicidios ocurridos este año fueron producto de un asalto, la comparación con las cifras oficiales parece indicar que hay una tendencia decreciente en cuanto a este tipo de asesinatos en la provincia. Eso es lo que estiman fuentes del Ministerio de Seguridad consultadas por LA NACION.

Las estadísticas oficiales se cierran a fin de año y se dan a conocer en los meses posteriores, con los respectivos reajustes de carátulas de causas. El último estudio de la Procuración General bonaerense reveló que en 2015 hubo 1247 asesinatos, 17,1% de los cuales tuvieron el robo como móvil: 213 víctimas. El cálculo de siete meses da 124 homicidios en ocasión de robo. En 2014, en cambio, hubo 1478 homicidios dolosos, de los cuales el 20,7% fue durante asaltos: así, la cantidad de asesinatos en robos fue de 305, con un cálculo de 178 para siete meses.

Hechos conmocionantes

Este año, entre los casos salientes se contaron los de 14 efectivos de fuerzas de seguridad, el de un joven científico becado por la NASA, padres de familia y el caso de una chica de 14 años a la que mataron delante de su madre cuando intentó impedir que la asaltaran.

La semana pasada, el contador José Alberto López, de 57 años, fue baleado en la puerta de su casa, en Villa Pineral, partido de Tres de Febrero, por ladrones que intentaron robarle la camioneta. Como era testigo de Jehová, su esposa se negó a que le hicieran una indispensable transfusión de sangre y murió en el hospital Carrillo. Durante la semana también fueron asesinados en robos dos hombres de 60 y 66 años, en Pilar y en Mar del Plata.

Quilmes fue uno de los distritos más violentos. Allí se registraron al menos diez de los 68 casos. El barrio La Cañada, situado entre Bernal y Quilmes, fue la zona que concentró la mayoría de los homicidios. Allí mataron a un hombre de 50 años de un tiro en la cabeza en un asalto.

En Florencio Varela fue asesinado el almacenero Alberto Portillo, de 36 años. Uno de los ladrones que irrumpieron en su local, situado en El Gringo y El Malambo, le disparó, aunque el comerciante no se había resistido. Y el 9 de marzo, en San Francisco Solano, un joven de 25 años fue asesinado por dos delincuentes que quisieron robarle la moto.

También murió en un intento de robo de su moto Pablo Ezequiel Tito, de 27 años, en la esquina de Roldán y Ñandutí, en Banfield. Este hecho integra el listado de al menos ocho homicidios en ocasión de robo registrados en el departamento judicial Lomas de Zamora. Allí, a fines de mayo, fue asesinado el futbolista de Nueva Chicago Rodrigo Espínola.

A Matías Terrón, un analista de sistemas de 32 años que estaba a punto de recibirse de licenciado en Administración de Empresas y acababa de contarle a su familia que iba a ser papá, lo mataron el 22 de junio pasado en Sarandí, cuando salía de la casa de una amiga a la que le había dejado su perro.

Y el policía federal Damián Montalto fue asesinado de tres balazos por un grupo de delincuentes que quisieron robarle el auto cuando esperaba a que su sobrina saliera de una clase de natación en Lanús.

En la costa

Aunque es menos densamente poblado que los del Gran Buenos Aires, el departamento judicial Mar del Plata fue uno de los tres distritos donde se registraron al menos casos. Detrás de Quilmes, Lomas de Zamora y Mar del Plata se situaron los departamentos judiciales de San Martín y La Matanza. El 30 de mayo, un joven de 17 años que había salido tres días antes de un instituto de menores asaltó al científico David Varlotta, de 24 años, en la puerta de su casa. Aunque David no se resistió, «Masita», tal como conocían en el barrio al precoz asaltante, lo mató de un balazo. Fue en Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas. «Masita» y su cómplice, mayor de edad, fueron detenidos tras haber sido señalados por un vecino.

Otra de las siete víctimas de asesinatos ocurridos durante robos en el departamento judicial San Martín fue el cabo de la Federal Juan Manuel Valdez, asaltado cuando salía de la estación de trenes de José León Suárez el 19 de junio pasado.

Agustín Zein, de 19 años, fue asesinado el 9 de junio por dos ladrones que circulaban en moto y le dispararon para robarle el celular en la zona de Parque San Martín, de Merlo. Su caso integra la lista de cinco homicidios en ocasión de robo ocurridos en el departamento judicial Morón.

««¡Te queda un 10, Agustín, te queda un 10!», esperaba decirle en las últimas horas cuando cierre las notas de 3° 3» de la Escuela Media 14. Me imaginaba su alegría ante mi respuesta, aunque tanto él como yo sabíamos que iba a cerrar con muy buena nota porque tenía todos los trabajos hechos, entregados y aprobadísimos (9; 9; 9,50; 10; 10; 10). Un capo el flaco, con esa sonrisa compradora, esa sonrisa que, desde ahora, sólo vamos a poder recordar o disfrutar en una foto», había escrito en Facebook su profesor de Historia. A fines de junio, dos menores fueron detenidos por este crimen.

Otra de las zonas violentas del conurbano, como se dijo, fue La Matanza. Allí, en lo que va del año, fueron asesinadas ocho personas durante asaltos. Al sargento de la Policía Federal Leonardo Federico Sánchez lo mataron en un robo ocurrido en plena tarde en una casa de repuestos de San Justo.

La localidad que concentró la mayor cantidad de homicidios en ocasión de robo en La Matanza fue el barrio San Alberto. Allí, fueron asesinados Sebastián Ribero, de 18 años, y un muchacho de 27 por un mismo grupo de delincuentes.

Entre el resto los departamentos judiciales de Zárate-Campana, La Plata y San Isidro sumaron diez asesinatos en ocasión de robo en lo que va del año. Los del interior no registraron ningún caso.