La confesión del prefecto acusado de matar a su sobrina: «Discutimos y la maté»

1102

La Justicia ordenó la autopsia de Gabriela Villarroel, la joven de 18 años que estaba desaparecida desde el viernes y fue encontrada asesinada. Asimismo se espera hoy la indagatoria de su tío, suboficial de la Prefectura, y único detenido por el caso.

El cuerpo de la joven fue hallado anoche envuelto en bolsas de consorcio en una pensión ubicada en Zelarrayán al 5300, entre Fonrouge y Larraya, en Villa Lugano.

La chica, de 18 años, estaba desaparecida desde el viernes a la tarde. Por el hecho detuvieron a su tío, un suboficial de la Prefectura Naval.

Este hombre de 29 años hizo una primera declaración ante la Policía, que luego deberá ratificar o rectificar ante la Justicia. En ese escrito, al que tuvo acceso y difundió América 24, se lee que Néstor Quintana reconoce haber asesinado a Gabriela tras una discusión.

tioprefecto

«Discutimos y la maté», habría dicho el hombre según los familiares de la víctima.

Ante los agentes, contó que había matado a la chica y que sabía a dónde estaba el cuerpo, precisamente en una de las habitaciones de una pensión donde vivía desde hacía un tiempo. Además, aseguró que mantenía una relación sentimental con la joven y que por ella se había separado de su mujer.

Según fuentes policiales que hablaron con la agencia Télam, la joven caminaba el viernes rumbo a un cyber junto a su hermana. Pero dos cuadras antes de llegar, en Somellera y Larrazabal, dijo que se quedaría esperando a su novio, un muchacho de 20. Poco después, el chico acudió a la madre de Gabriela y le preguntó si sabía algo de su hija. Desde ese momento comenzó la búsqueda de la familia, que radicó la denuncia en la comisaría 48 de la Policía Federal.

Los detectives de la seccional recabaron datos durante todo el fin de semana para dar con la joven. Los investigadores establecieron que un tío, identificado como Néstor Quintana, un cabo segundo de PNA de 29 años, podía estar vinculado con la desaparición. Ayer a la tarde lo detuvieron tras la presentación espontánea del hombre.

Néstor Quintana y Gabriela Villaroel.

En este sentido, el personal policial obtuvo una información respecto a la vivienda en la que fue encontrado el cadáver de Gabriela, situado a cuatro cuadras de donde fue vista por última vez. El cuerpo estaba en una de las tres habitaciones de la pensión.

De acuerdo a los voceros, el cadáver estaba envuelto en bolsas de consorcio y creen que el asesino iba a llevárselo en un auto para descartarlo.