El ministro de Justicia, Germán Garavano, visitó hoy la sede de la AMIA para brindar su homenaje a las víctimas del atentado terrorista de julio 1994, afirmó que se sigue trabajando sobre el instrumento del «Juicio en Ausencia» y que es necesario reformar la Ley Antiterrorista.

El funcionario llegó a la sede de la calle Pasteur acompañado por el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, para participar del homenaje y reunirse con las autoridades de la comunidad judía en la Argentina.

La mención de una reforma a la Ley Antiterrorista fue la respuesta de Garavano a un comentario del presidente de DAIA, Ariel Cohen Sabban, quien repudió un hecho sucedido en España en el que unas personas enarbolaron una bandera del grupo terrorista hezbollah.

Además de señalar que durante su actuación como Fiscal General en el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad se persiguió a cualquier expresión de antisemitismo y discriminación, se mostró a favor de reformar la Ley «sancionada por el gobierno anterior» en 2007.

Respecto de la posibilidad de avanzar con las reformas para instaurar el «Juicio en Ausencia», Garavano señaló que «la Unidad AMIA, a cargo de Mario Cimadevilla, está trabajando en un proyecto».

«Gente de su equipo se ha reunido con la Corte Internacional de La Haya. La idea es que no sólo sea para los atentados sino que sirva como herramienta para otros delitos que se podrían cometer en el futuro y con personas que se profugan».

Además se refirió a la designación de Eduardo Rosende como fiscal para la causa que investiga la muerte del titular de la unidad AMIA, Alberto Nisman, y sostuvo que se trata de una «decisión de la procuradora» Alejandra Gils Carbó.

«Lamentablemente en el país seguimos, en relación a ese hecho, con cuestiones de competencia pendiente y apelaciones que lo que hacen es entorpecer la investigación», lamentó.

Respecto de los homenajes por el aniversario de la voladura de la AMIA, el ministro dijo que es «un deber» recordar «a las víctimas del más trágico atentado que ha sufrido el país, un ataque a toda la sociedad, a todos los argentinos».

«Además venimos a reconocer el trabajo que hacen la DAIA y AMIA para tener una sociedad más justa, que busque justicia y que evite que en el futuro se vuelvan a repetir hechos tan dramáticos como los que se han vivido», añadió.

Durante el encuentro, Cohen Sabban le obsequió a Garavano una copa «kidush» que se utiliza en distintas festividades religiosas judías y pidió que «pronto se pueda brindar por justicia en Argentina».