Hallan ADN del taxista en el cuerpo de la estudiante asesinada en Puerto Madryn

504
Télam

El perfil genético del taxista detenido por el crimen de la estudiante universitaria Diana Rojas, cometido el 17 de mayo último en Puerto Madryn, Chubut, fue hallado debajo de las uñas y en prendas de vestir de la víctima, además de en una rejilla con semen encontrada en la escena del asesinato, informaron hoy fuentes judiciales.

De acuerdo a la información brindada en la página oficial de la fiscalía de Puerto Madryn se confirmó que el patrón genético hallado en el cuerpo de la estudiante «en un 99,99 por ciento coincide con el ADN de Dante Donnini».

La fiscalía detalló que «además de en las uñas de Diana Rojas, hallaron ADN de Donnini en las extensiones de pelo, en el saco y en la cartera de la joven entrerriana que estudiaba en Madryn».

Los peritajes que incriminan aún más al taxista fueron realizados por el genetista Néstor Basso, del laboratorio de Genética Forense del Centro Nacional Patagónico (Cenpat-Conicet).

Fuentes de la investigación consultadas por Télam confirmaron además que en el lugar del crimen de Rojas fue encontrada una rejilla con líquido seminal, cuyo ADN también pertenece a Donnini.

Los voceros aclararon que si bien ese hallazgo no necesariamente indica que la estudiante haya sido atacada sexualmente, sí ubica al taxista en la escena del asesinato.

Rojas (25) fue asesinada el pasado martes 17 de mayo y su cuerpo fue encontrado por dos jóvenes que circulaban en bicicleta por un descampado cercano a la ruta provincial 1, al sur de Puerto Madryn.

El cuerpo de la joven presentaba 13 heridas punzo cortantes, seis de ellas graves y una mortal a la altura del cuello, y no se detectaron signos de que haya sido violada.

Como los pesquisas establecieron que faltaba el celular y la billetera de la víctima, la causa fue caratulada inicialmente como «homicidio en ocasión de robo».

Donnini fue detenido como imputado del crimen tres días después de encontrarse el cadáver y una de las pruebas más contundentes en su contra fue una llamada que le realizó la víctima desde su celular para pedirle un traslado.

Además, según el informe oficial de la fiscalía, “se han constatado lesiones en el señor Donnini a través del médico forense, que establece que las laceraciones halladas son compatibles con mecanismos de defensa y hace referencia a la existencia de rasguños humanos”.

De acuerdo al información publicada, a raíz de la sospechas que surgieron sobre Donnini se dispuso el secuestro de su auto y una inspección ocular, de la que surgió que había manchas de sangre en el asiento trasero que habían sido lavadas.

Otra de las pruebas fuertes contra el taxista fue el hallazgo del celular de la estudiante en poder de otro chofer que aseguró que Donnini se lo había vendido.

Al ser interrogado durante la pesquisa, el taxista brindó una declaración confusa sobre el viaje que hizo Rojas, al tiempo que no pudo explicar bien qué hizo entre las 10.30 y las 12.20 del día del crimen.

El fiscal en jefe de Puerto Madryn, Daniel Báez, dijo a Télam que está «satisfecho» con el trabajo realizado: «Estamos satisfechos con nuestro trabajo que fue puesto en duda. Ahora las pruebas genéticas confirman que a la hora de investigar estábamos por el buen camino», expresó.