El Grupo Halcón redujo al hombre que amanazó con incendiarse

    997
    Captura de TV - C5N

    Una familia se atrincheró en la casa donde vivían en un predio tomado en San Miguel luego de que la Justicia emitiera una orden de desalojo por una causa de usurpación de predios que viene de varios años atrás. Pero la tensión creció cuando la familia rehusó acatar la orden del personal del juzgado y colocaron maderas en la entrada, la rociaron con combustible y amenazaron con prenderse fuego.

    La familia desalojada, encabezada por un hombre de 54 años, afirma que los predios son fiscales y que ellos son los únicos que vivieron allí desde 1987. En cambio, los habitantes de la casa lindera, aseguran que los terrenos eran de su padre y que esta familia los usurpó ilegalmente.

    «El terreno era de mi papá, ellos se metieron ahí y lo usurparon hace diez años. Hicimos la casa, faltaba el techo y la gente se metió y le pusieron techo. Hoy llegó el desalojo», contó Julio a C5N, quien detalló que fue su hermana quien se ocupaba del litigio.

    Por su parte, Mónica, esposa del hombre atrincherado, se opuso a esta versión: «Es un desalojo totalmente injusto. Una persona que no tiene nada, hace años que vivimos acá. Son terrenos fiscales que el padre hizo un intento de tener y nunca pudo. La chica presentó papeles truchos, planos falsos, nunca nadie vivió acá más que nosotros. Eran 14 terrenos baldíos. Esta chica hizo un juicio que nunca me llegaron las notificaciones».

    Y confirmó las amenazas del marido: «Está con combustible rodeado de maderas porque no quiere que perdamos lo nuestro. Está dispuesto a matarse antes de que lo saquen. Mi marido y mi hijo. Roció la casa con combustible y puso maderas en el portón para que no entren».

    El conflicto comenzó pasadas las ocho de la mañana y se extendió hasta poco más de las tres de la tarde. Llegaron al lugar oficiales de la policía bonaerense, Gendarmería, bomberos y el Grupo Halcón.

    El encargado de sacar a los hombres fue el Grupo Halcón, que los convenció de alejarse de la casa. Luego de esto, personal del juzgado y de una empresa de mudanza comenzaron con el desalojo de todos los muebles y cualquier cosa que hubiera dentro de la casa.