Detuvieron a un joven con el arma del policía asesinado en Villa Madero

1856

Un joven fue detenido este miércoles con la pistola reglamentaria del policía federal asesinado el lunes cuando dos delincuentes le robaron el auto en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de Villa Madero, partido de La Matanza, informaron fuentes policiales.

Se trata de un joven identificado por la policía como Diego Monzón (25), quien fue atrapado esta tarde tras un robo y una persecución en el barrio porteño de Villa Soldati, donde secuestraron la pistola 9 milímetros robada al cabo primero Miguel Nicolás Ángel Borejko (39).

Fuentes policiales informaron a Télam que apareció incendiada una Chevrolet Captiva en el barrio Las Achiras de Villa Celina, partido de La Matanza, que había sido sustraída el sábado en jurisdicción de la seccional 40ta. en el barrio Parque Avellaneda.

Los investigadores establecieron que ese vehículo fue utilizado por los delincuentes para cometer el asalto al efectivo que desempeñaba sus tareas en la comisaría 48va. de la PFA.

Según las fuentes, un joven robó esta tarde en La Matanza un Ford Fiesta Kinetic de color rojo y tras irradiar un alerta fue visto por efectivos de la citada seccional en el barrio de Villa Soldati.

Tras una persecución, el conductor perdió el control del auto en el cruce de Mariano Acosta y avenida Fernández de la Cruz, donde dobló de contramano y chocó contra otro vehículo.

El personal policial detuvo al sospechoso, quien en un principio quedó imputado por el encubrimiento del robo de ese vehículo pero luego quedó vinculado al crimen de Borejko ya que en su poder hallaron su arma reglamentaria.

El asalto y crimen del policía duró 50 segundos y ocurrió el lunes por la mañana, cerca de las 5.45 en la puerta de la casa del efectivo, situada en Domingo Millar 513, de Villa Madero.

La víctima llegó a su casa a bordo de su Ford Focus blanco, patente PPF 172, luego de realizar un servicio de policía adicional en la empresa Prysmian Group Argentina, situada en avenida Argentina 6784, del barrio porteño de Mataderos.

El policía -que no llevaba puesto su uniforme- estacionó su auto sobre la vereda, bajó con su mochila al hombro y, cuando se disponía a abrir la puerta de su domicilio, fue sorprendido por un delincuente armado que descendió de una camioneta Chevrolet Tracker y corrió hacia él con intenciones de robo.

Según relataron los voceros, al ver al asaltante, Borejko intentó escapar corriendo por la vereda hacia la esquina de la derecha, momento en que recibió al menos un disparo en la espalda y cayó muerto frente a una casa situada en Millar 545.

El delincuente corrió hacia el cuerpo del efectivo y le quitó las llaves del Focus, a bordo del cual escapó secundado por al menos un cómplice que iba al volante de la camioneta Tracker.

Horas después, el auto fue encontrado en el Barrio Rivadavia I, en la zona porteña del Bajo Flores.

Voceros judiciales informaron que el cuerpo del policía presentaba dos orificios de bala, uno en la espalda y otro en la parte posterior del cuello.

En la escena del crimen los pesquisas hallaron la mochila con los efectos personales del policía -su uniforme, una credencial plástica y su chapa de pecho-, aunque no encontraron su pistola reglamentaria Bersa calibre 9 milímetros, que le robó el delincuente.