Rescatan a seis víctimas de trata en un prostíbulo de Necochea

1164
Foto policial archivo.

Seis mujeres que eran explotadas sexualmente en la localidad balnearia de Necochea fueron rescatadas el jueves por agentes de la Policía Federal Argentina (PFA) en un prostíbulo de la Avenida 59 al 700.

Los efectivos de la PFA que realizaron el allanamiento en el local nocturno “Paraíso” detuvieron además a dos personas que lideraban esta red de trata que operaba en el sudeste bonaerense y cuya modalidad de reclutamiento consistía en captar a las víctimas mediante falsas promesas de empleo.

El trabajo de los agentes de la División Delitos Federales y Complejos de la PFA concluyó con la liberación de 6 mujeres mayores de edad, 5 de ellas de nacionalidad dominicana, la detención de dos proxenetas argentinos y el secuestro de dinero, vehículos y documentación de interés para la causa, caratulada como Infracción a la ley 26.842 de Trata de Personas.

La investigación comenzó cuando los detectives federales le acercaron evidencia al juez Bernardo Bibel, titular del Juzgado Federal de Primera Instancia de la ciudad de Necochea, sobre la existencia de una organización que se encargaba de reclutar mujeres con el fin de explotarlas sexualmente.

Una vez que el juez ordenó la intervención telefónica de los líderes de la organización, los auxiliares de la justicia lograron comprobar que uno de los detenidos ayer, de nombre Mario Irigoyen, argentino de 62 años, reclutaba a las víctimas con falsas promesas de trabajo en el rubro limpieza.

En las escuchas quedó acreditado cómo Irigoyen le comentaba a las víctimas, una vez que se encontraban sin recursos ni lugar adonde ir, que “había un forma más rápida de ganarse el dinero”, iniciándolas en la prostitución primero como “coperas” (consumían alcohol con los clientes del prostíbulo) y luego como “alternadoras”, explotándolas sexualmente.

El proxeneta ahora detenido junto con su socio de 42 años alias “El Cuchi”, cuyo verdadero nombre es Fabián Roque Gigena, le otorgaba a las víctimas un porcentaje por las “copas” y otro por el “pase”, que en la jerga indica la consumación del encuentro sexual con clientes, o el último eslabón necesario para que las redes de trata prosperen.

El local fue clausurado y las mujeres rescatadas fueron asistidas por personal del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.